La economía de los juguetes navideños

La economía de los juguetes navideños

La economía de los juguetes navideños

Categoría 'Estafas' en ahorroactivo.wordpress.comPoco a poco los anuncios de juguetes empiezan sigilosamente a ocupar cada vez más espacio televisivo. No hay señal más evidente de que las Navidades ya están aquí. Ya, para muchos comercios parece que empieza tras el Pilar.

Un diabólico fenómeno acontece todos los años cuando llegan esas “entrañables” fechas y que inevitablemente afecta mucho y mal a una buena cantidad de padres. Me refiero al fenómeno de que cuando hacia mediados o finales de diciembre se pongan muchos de ellos a la tarea de comprar los regalos para sus hijos se encontrarán con que los que más desean sus retoños, aquellos que han puesto en los puestos más altos de sus respectivas “cartas” a “Papá Noel” o a los “Reyes Magos”, ya no están por ningún sitio. Y entonces empieza para estos padres frustrados una terrible época: la de los largos peregrinajes por almacenes y jugueterías cada vez más alejados de sus hogares o lugares de trabajo en busca de esos codiciados regalos. Pero da igual. Sean cuantas sean las tardes y los kilómetros que consuman en esos viajes de exploración y adquisición, sea cual sea el precio que estén dispuestos a gastar en esos regalos, el resultado será el mismo: la frustración, pues progresivamente habrán de reconocer que esos regalos no están en el mercado. Empezará entonces la parte psicológica de su sufrimiento, en la que se cuestionarán el por qué no los compraron semanas o meses antes y, en consecuencia, el nivel y sinceridad del amor que sienten por sus hijos. Y tampoco les será agradable imaginar anticipadamente las miradas de reproche que ineludiblemente les lancen sus hijos cuando llegue el momento en que descubran que sus deseados regalos no están esperándoles allí donde debieran estar.

Muchos de ellos se harán entonces una pregunta simple y obvia cual es la de que por qué los fabricantes no hacen más de esos juguetes que son tan buscados, si resulta evidente que esos juguetes van a ser los más demandados atendiendo a la ingente propaganda que en los meses de octubre, noviembre y diciembre se dirige a la chiquillería ponderándolos como los mejores, los más divertidos o los más deseables.

A la hora de explicarme tan singular fenómeno, solía recurrir a la explicación convencional: cómo los fabricantes no saben con antelación cuáles de sus juguetes tendrán éxito en una temporada navideña concreta, lo que hacen es distribuir ese riesgo entre los diferentes artículos que producen. Y lo hacen de una manera muy sencilla: produciendo de todos los juguetes que tienen en sus catálogos un volumen “adecuado”. Ahora bien, ello se traduce en que, con total seguridad, sucederá que aquel juguete que un año determinado se alce con los favores del público infantil no habrá en los almacenes y tiendas un stock suficiente como para cubrir toda la demanda. Es decir, que acontecerá inevitablemente el fenómeno reseñado del sistemático exceso de demanda de los juguetes más deseados como consecuencia del precavido comportamiento racional de los empresarios fabricantes de juego ante el riesgo que corren al no saber dónde se centrará la demanda.

Así, año tras año, mientras mi hijo fue pequeño, comprobé una y otra vez que los juguetes que más deseaba eran siempre los que más se le metían por los ojos en la larga temporada de publicidad pre-navideña. Y lo mismo les pasaba a los hijos de los demás. No hay presa más fácil de los publicistas que el público infantil. Ello es tan sabido que decirlo es una obviedad. Dicho de manera técnica, los fabricantes de juguetes pueden determinar los gustos o preferencias de los consumidores finales y por tanto pueden estimar con alta precisión la demanda que tendrán de sus productos.

Y, ¿entonces?. Si las empresas jugueteras no operan ni mucho menos en un entorno tan incierto. Si está claro que pueden estimar con mucha fiabilidad hacia cuáles de sus productos se va a dirigir la gran demanda de sus clientes, ¿cuál es entonces la razón que les lleva a no aprovecharse de ello y aumentar las tiradas de los juguetes que saben que van a tener un fuerte tirón entre los niños?. Porque, dado que el precio de fábrica está fijado de antemano, está claro que las empresas fabricantes difícilmente pueden aprovecharse de la escasez generada artificialmente de sus productos más deseados, salvo en contadas excepciones. En todo caso, quienes se pueden aprovechar de esa escasez artificial son los comerciantes de las jugueterías, no los fabricantes de juguetes.

Pues bien. Una explicación más consistente me la ha suministrado la “Economía del Comportamiento”, esa simbiosis de Economía y Psicología. Para los economistas-psicólogos o para los psicólogos-economistas de esta corriente la explicación del “extraño” comportamiento de los fabricantes de juguetes es muy simple. El punto de partida es reconocer el problema que afecta y agobia a los fabricantes de juguetes: la alta estacionalidad de la demanda de sus productos. Es evidente que en los meses previos al final del año la demanda de juguetes crece continuadamente hasta alcanzar un pico en el periodo navideño, para luego caer profundamente de forma repentina en enero y febrero hasta recuperar una cierta estabilidad más adelante a lo largo de la primavera y el verano hasta que, hacia el mes de octubre, comienza de nuevo la fase expansiva de su ciclo. Sin duda que una gran política de ventas sería aquella que les “facilitase” o suavizase el tránsito post-navideño. Y es aquí donde la psicología de la influencia y la persuasión ha venido a echarles una mano a esos fabricantes dando origen al fenómeno que estamos analizando.

Una tendencia cotidiana y ubicua que la psicología ha resaltado es la necesidad de coherencia y consistencia en nuestros comportamientos que experimentamos los seres humanos en general. Sencillamente sucede que los grupos en los que los individuos pueden confiar más los unos en los porque tienen esa compulsión a ser consistentes o coherentes en sus comportamientos tienen una ventaja evolutiva frente a los grupos en que nadie se puede fiar de los otros porque no se da en ellos esa pulsión a la consistencia o la coherencia. Esa tendencia a la consistencia no sólo es probablemente genética sino que es reforzada por la educación. Así es de lo más habitual que los padres eduquen a sus hijos en la necesidad de que han de ser coherentes consigo mismos, fieles a lo que han dicho, mantenido o hecho.

Y ahora… pongámonos en la piel de un padre que, a lo largo de los meses de octubre, noviembre y diciembre, se ha comprometido repetidamente a regalar a su hijo el chisme o cachivache que le dice que más le “gusta”, o mejor dicho, que más le “dicen” a su hijo desde la televisión que le “debe” o le va a gustar. No es necesaria mucha imaginación para ver a ese padre prometiéndole una y otra vez a lo largo de esos largos meses, que sí, que tendrá ese juguete, si el niño o la niña se “porta” bien.

Pero, ahora, hay que seguir poniéndose en la piel de ese mismo padre cuando llegada la semana antes de Navidad comprueba con desesperación que no va a ser capaz de ser fiel a su compromiso con su hijo pues el dichoso juguete ha desaparecido del mercado pues no está por ninguna parte, sea cual sea el esfuerzo que haga por hallarlo. Con pesadumbre, entonces, sólo le queda una opción: comprar otro juguete que con seguridad no hará tan dichoso a su hijo pues no es ése tan deseado por él. ¡Malditos fabricantes de juguetes!. ¿No?.

Pero, ya han pasado las fiestas de Navidad… y de Reyes. Y con ellas, de alguna manera, también el mal trago que supuso el que el niño no tuviera el regalo prometido, con todas sus consecuencias. Pero, entonces, algo mágico sucede cual es que esos deseados juguetes que, dos o tres semanas antes eran inencontrables, aparecen como por brujería de nuevo en las jugueterías. A lo que se ve, parecería que los fabricantes de juguetes no han parado de “currar” como posesos ni en Nochebuena ni en Navidad ni en Nochevieja ni en Reyes para así satisfacer esa demanda en exceso que de sus artículos más deseados hacían los compradores. Han tardado, eso sí, unos días, pero por fin ya la pueden satisfacer.

Y, entonces, ¿qué ocurre?… pues algo muy simple y esperable. La llegada de los stocks de esos juguetes les permite a esos padres que se habían revelado inconsistentes ante sus hijos y ante sí mismos enmendar su falta de consistencia. Eso sí, para hacerlo se ven obligados a gastarse más dinero en juguetes de lo que habían previsto. Podría decirse que al final todo el mundo gana gracias a esa política de las empresas de (voluntariamente) no sacar a la venta antes de Navidades todos los juguetes que tienen almacenados, pues nadie sensato puede creerse que los han producido en los días de Navidad, y enjugar así el exceso de demanda que crean “artificialmente”.

Ganan los padres, tranquilizados en su fuero interno por haber sido consistentes; los niños, contentos por tener muchos más regalos de lo esperado, Y sobre todo, los fabricantes de juguetes y las jugueterías contentos como unas pascuas a tenor de los ingresos suplementarios que les permiten pasar más suavemente la temporada baja de sus productos.

Esta explicación cuenta, además, con una “justificación” añadida, cual es que “explica” el porqué aún acabadas las Navidades las empresas de juguetes siguen haciendo anuncios desaforadamente. Esto, que podría parecer absurdo, pues ya habría acabado en principio la temporada alta de regalos, encuentra en la nueva perspectiva que aquí se da una fácil justificación. Es necesario seguir publicitando ésos, los más deseados juguetes, para que los niños sigan siendo conscientes tanto de su existencia como del incumplimiento por parte de sus padres de sus promesas, y así desencadenar o incentivar el que los padres se pasen por las jugueterías a resolver su malestar comprándolos.

Pero puede que haya padres que no se sientan demasiado satisfechos con todo este asunto. ¿Qué solución podrá dárseles?. Pues sólo una: ser conscientes de que la causa última del fenómeno está en esa necesidad de consistencia de los seres humanos y actuar ….consecuentemente. O sea, buscar consistentemente no “comprometerse” y obligarse a ser consistentes. O dicho de manera más fácil: nunca comprometerse con los propios hijos a hacer determinados regalos. Fácil, ¿no?.

Fuente: Oikonomia

Anuncios

Vacaciones con niños baratas, siete ideas para ahorrar

Vacaciones con niños baratas, siete ideas para ahorrar

Vacaciones con niños baratas, siete ideas para ahorrar

Categoría 'Vacaciones y Ocio' en ahorroactivo.wordpress.comCuando estamos ahorrando las vacaciones fuera de casa pueden ser un lujo frente a otros gastos de primera necesidad, sobre todo para las familias con niños. Es necesario planificar las vacaciones al milímetro y optar siempre por las alternativas más económicas. Sólo así es posible ahorrar gastos con niños y disfrutar de unos días familiares sin tener que descalabrar el presupuesto anual del hogar.

A continuación se ofrecen siete ideas para ahorrar con niños en vacaciones:

El coche, la alternativa más económica con niños

El gasto medio diario en automóvil es de 29,8 euros, un 50% menos que si el viaje se realiza en avión. El coche además supone un ahorro para la familia una vez en el destino vacacional, ya que evita el coste de los desplazamientos en otros transportes públicos para las visitas o rutas planificadas.

Viajes con niños en septiembre, si la vuelta al colegio lo permite

Viajar durante la primera semana de septiembre, cuando los niños aún no han empezado el colegio puede representar un importante ahorro para las familias. La mayoría de hoteles y operadores de viaje reducen de forma considerable el precio de sus servicios este mes.

Un consejo para las familias que decidan viajar en estas fechas es que ultimen con antelación todos los preparativos necesarios para la vuelta al cole, compra de libros, material, etc… Así se podrán marchar con la tranquilidad de que todo está listo para incorporarse a las aulas, nada más volver de las vacaciones.

Nevera y termos

Comer con niños fuera de casa, en el chiringuito u otro restaurante, no es una opción muy acertada si lo que se pretende es economizar. Una comida para toda la familia puede elevar de forma significativa el coste de la salida veraniega.

La alternativa más rentable es recurrir a la nevera y el termo para organizar un divertido picoteo playero. Con unos emparedados, bocadillos y algo de fruta es posible improvisar una agradable y nutritiva comida familiar.

Esta idea es extrapolable a una jornada turística en la ciudad, donde se puede hacer un alto en cualquier parque público para almorzar sin necesidad de descalabrar el presupuesto vacacional.

Visitas familiares

La principal ventaja de este tipo de turismo es que el alojamiento, uno de los principales gastos vacacionales, tiene un coste cero.

Pero además, cuando se viaja con niños, esta alternativa es muy gratificante para ellos, porque implica la convivencia con otros niños y la diversión está casi asegurada.

Llevar todo lo que se pueda desde casa

Pañales, toallitas, leche y potitos. Estos son algunos artículos de primera necesidad imprescindibles en las vacaciones con un bebé.

En ocasiones, por no cargar con ellos en el viaje, se adquieren en el lugar de destino. Esta decisión en muchos casos resulta más cara de lo habitual, ya que la oferta en los destinos turísticos puede ser escasa y hay que conformarse con el elevado precio que en ocasiones marcan estos productos.

Para evitar este incremento en el gasto, es aconsejable adquirir los artículos en el establecimiento habitual, aprovechar los descuentos u ofertas, y llevarlos en el equipaje en la medida de lo posible.

Actividades gratuitas para niños en verano

Llenar el tiempo de ocio de los niños durante las vacaciones no tiene por qué ser demasiado caro. Ayuntamientos y otras instituciones programan actividades gratuitas en vacaciones o con un coste económico: cines de verano, campeonatos deportivos o actividades en los museos y bibliotecas.

Por eso, una vez en el lugar de destino es aconsejable acudir a la oficina de turismo o de atención al ciudadano para informarse sobre estas alternativas de ocio e incorporarlas a la agenda veraniega de los más pequeños.

‘Niños gratis’: cuidado con la letra pequeña

La leyenda ‘niños gratis’ que incluyen muchos paquetes turísticos u hoteles en sus ofertas es un importante reclamo para las familias que viajan con sus hijos. Sin embargo, esta promesa de supuesto coste cero a menudo va acompañada de una letra pequeña que es preciso verificar antes de reservar.

En algunos casos, la gratuidad está reservada a niños de determinada edad o se limita a un solo hijo. En otros exige la reserva de una habitación de categoría superior (y más cara) o un gasto mínimo (media pensión o pensión completa) de los adultos.

Para no llevarse sorpresas de última hora, es aconsejable cotejar el precio final, después de comprobar todas las condiciones, con otras alternativas, para elegir de forma realista la que más se ajuste al presupuesto familiar.

Fuente: Eroski Consumer

Recortar los gastos de los niños durante su descanso

Recortar los gastos de los niños durante su descanso

Recortar los gastos de los niños durante su descanso

Categoría 'Vacaciones y Ocio' en ahorroactivo.wordpress.comCampamentos, cursos estivales, cuidadores en el hogar y vacaciones con los niños. Los planes para ocupar todo el tiempo libre de los menores en verano pueden dejar una mella importante en el presupuesto familiar. Pero existen alternativas para ahorrar. Aquí se proponen cinco ideas para reducir los gastos de los niños en la temporada estival, entre ellos, recurrir a familiares para su cuidado, inscribirlos en los colegios abiertos en vacaciones u organizar una divertida jornada de juegos de agua o cine al aire libre.

Gastos con niños, cuidado con el verano

La actual situación económica explica que el presupuesto familiar sea cada vez más reducido y que sea necesario apretarse un poco más el cinturón. De hecho, durante 2012 el gasto medio en los hogares españoles disminuyó un 3,4% respecto a 2011, según refleja la ‘Encuesta de Presupuestos Familiares’ del Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, en las familias con hijos, el gasto se dispara aún más: el presupuesto necesario en una vivienda con cuatro miembros es un 35% más elevado que en otra donde solo vivan dos personas.

En verano, además, el gasto de los hogares con niños se puede incrementar aún más. Las vacaciones estivales proporcionan mucho tiempo libre a los hijos, y las familias deben destinar parte de su presupuesto a ocupar este hueco, sobre todo cuando ambos progenitores trabajan.

‘El coste de un campamento de 15 días en verano puede oscilar entre los 400 y los 3.000 euros’, apunta Camino de Lecea, responsable del portal Todocampamentos. Esta alternativa es la que eligen cerca de 1,2 millones de niños y jóvenes cada año, tal como recoge el informe del Instituto de la Juventud de España.

Otras familias optan por enviar a sus hijos fuera de España, con el fin de que afiancen el aprendizaje de un idioma. Según la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero, más de 28.000 menores hacen sus maletas cada verano para aprender otra lengua. El presidente de esta asociación, Juan Manuel Elizalde, estima que un curso de un mes puede representar un gasto mínimo de 2.800 euros.

Un 2,3% de las familias se inclina, por su parte, por mantener a los pequeños en casa al cuidado de una persona especializada, según apunta el informe ‘Conciliación de la vida laboral y la vida familiar’, del Instituto de la Mujer. El coste medio mensual de tener una persona de servicio doméstico en el hogar por la jornada completa oscila entre los 700 y los 900 euros, según la ‘Encuesta de Presupuestos Familiares’.

Pero, ¿es posible ahorrar todos estos gatos en verano con niños en la familia?. A continuación se recogen cinco ideas para comenzar.

1. Ahorrar con niños en casa: canguros en la familia

El 20% de los abuelos colabora con el cuidado de los niños en vacaciones, mientras sus padres trabajan.
¿Es obligatorio que los niños salgan de casa en verano mientras los padres trabajan?. No siempre. Los pequeños pueden quedarse en el hogar a cargo de un cuidador especializado, pero esta elección suele resultar demasiado cara.

Una alternativa más económica es recurrir a familiares para que ejerzan de canguros de los niños durante la jornada laboral. Más del 20% de los abuelos asume las principales tareas del cuidado de menores durante el periodo vacacional, según el Instituto de la Mujer.

2. Ahorro con niños: colegios abiertos en vacaciones

Juegos infantiles, talleres creativos, idiomas y deportes son algunas propuestas escolares para los niños. Los programas de centros escolares abiertos en vacaciones ofrecen cada verano una alternativa para que los padres puedan continuar con su jornada laboral, mientras sus hijos están bien atendidos en los colegios de la ciudad.

En función de la renta de las familias y el municipio de residencia, el coste de una quincena en uno de estos programas escolares puede oscilar entre los 12 y 95 euros. Para poder participar en estos programas financiados en parte por las administraciones, se exige acreditar la situación laboral y estar empadronado en el municipio.

3. En busca del frío

Un tercio del consumo eléctrico de los hogares en verano corresponde al aire acondicionado, revela un estudio de la Universidad Carlos III de Madrid y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Para reducir este gasto es preciso hacer un consumo responsable de la climatización. Pero también existen otras alternativas para que los pequeños no estén expuestos a las altas temperaturas.

Una solución es planificar de forma periódica jornadas fuera de casa con las que apagar el aire acondicionado e ir en busca del frío al exterior. Un paseo por lugares climatizados de acceso libre o económico, como museos y bibliotecas, así como un chapuzón en la piscina pública son opciones que tienen las familias para estar frescos y disfrutar además de una jornada divertida, e incluso educativa, con los niños.

4. Niños en verano: al rico helado

El helado está considerado como un alimento de verano y el consumo anual por persona ronda los seis litros y medio, según la Asociación Española de Fabricantes de Helados. Casi el 60% de estos productos se consumen fuera del hogar y los menores son unos de sus principales consumidores.

Una forma de economizar sin prescindir de este ansiado dulce es dejar que los pequeños elaboren sus propios helados en casa.

5. Juegos de agua para niños y cines de verano contra el calor

El presupuesto familiar puede reducirse con divertidos juegos acuáticos al aire libre. Si las familias cuentan con un pequeño jardín o patio donde los menores tengan permiso para mojarse, tan solo les hará falta dotarles de un grifo, una manguera y algunos cubos, globos o incluso unas sencillas bolsas de plástico para improvisar unas resbaladizas pistas. La diversión está asegurada.

El cine se ha convertido casi en un lujo para muchos españoles. El precio medio de una entrada en las salas españolas es de 7,08 euros, aunque en algunas ciudades sube hasta 8,5 euros. Sin embargo, en verano los niños tienen la posibilidad de disfrutar de sus proyecciones favoritas por un coste mucho más económico (entre dos y cuatro euros) en los denominados cines de verano, salas exteriores en las que los pequeños podrán visualizar sus películas favoritas bajo las estrellas.

Además, algunos ayuntamientos y/o asociaciones de vecinos organizan jornadas de cine de verano gratuitas en lugares públicos de la ciudad, y especialmente dirigidas al público infantil. En las páginas web de los consistorios se puede consultar la programación de cartelera para la época estival. El siguiente paso es hacer las palomitas en casa, llevar una silla y ¡a disfrutar de la película!.

Fuente: Eroski Consumer

Enseñar a los niños a ahorrar en cinco pasos

Enseñar a los niños a ahorrar en cinco pasos

Enseñar a los niños a ahorrar en cinco pasos

Categoría 'Ahorro puro y duro' en ahorroactivo.wordpress.comUna cuarta parte de los niños de entre 5 y 10 años en España reciben una asignación económica periódica por parte de sus familias. La ‘paga’ les ofrece una oportunidad única para iniciarse en el ámbito financiero, además de conocer las primeras nociones del ahorro. Aquí se explica por qué es importante que los pequeños aprendan el valor de las cosas y se proporcionan cinco claves para enseñarles a ahorrar.

1. La paga de los niños les enseña a ahorrar

La crisis económica afecta a los bolsillos de los adultos, pero también a los de los más pequeños de la casa, que han visto como en los últimos cuatro años el dinero que les asignan en el hogar ha disminuido en un 38%. Así lo evidencian los datos que recoge la ‘Encuesta de Presupuestos Familiares’ (2012).

Conocidas estas cifras, no resultará tan extraño saber que la ‘paga’ es motivo de insatisfacción de buena parte de los 6.000 adolescentes de 12 a 13 años entrevistados en el estudio ‘Calidad de vida y bienestar infantil subjetivo en España’, elaborado por Unicef y el Instituto de Investigación sobre Calidad de Vida de la Universidad de Gerona.

Pero los adolescentes no son los únicos que reciben una asignación monetaria. Uno de cada cuatro niños españoles de entre 5 y 10 años percibe también dinero de sus padres de forma periódica. Según la encuesta sobre pagas a menores realizada por la firma Duracell, estos pequeños cuentan con una media de 4,7 euros semanales una vez que cumplen los siete años de edad.

¿Qué hacen con este dinero?. Los juguetes (30%) y las golosinas (23%) son los principales objetos de consumo de los menores. Pero no son los únicos destinos de su asignación. Un interesante dato que este estudio revela es que el 71% de los niños que reciben paga en España dejan al ahorro toda o parte de su remuneración. Hoy en día, más que nunca, es importante que los pequeños mantengan este hábito.

2. Niños y dinero: aprender el valor de las cosas

‘Lo quiero’, ‘cómpramelo’… es frecuente que los niños pidan caprichos de modo insistente y de forma irreflexiva: son sus deseos y quieren que se cumplan, sin pararse a pensar si necesitan lo que solicitan o si el precio que tiene es asumible para la familia.

La complejidad de la sociedad actual requiere que se forme a los jóvenes, para que sean agentes responsables, capaces de comprender el alcance de sus decisiones económicas.

La clave es facilitar a los menores que reconozcan la importancia del dinero y lo manejen como un medio o recurso que les permite conseguir muchas cosas en la vida, pero no todo.

3. La hucha, la mejor aliada del ahorro infantil

Simples actos cotidianos y algunas pautas básicas sirven para fomentar el espíritu de ahorro en los pequeños y ayudan a crear una sociedad menos consumista que sepa apreciar el valor real de las cosas. En esta cruzada, la hucha es la mejor aliada.

La primera lección de ahorro para el niño es enseñarle a conservar parte de su asignación o del dinero que ha ‘ganado’ por sí mismo en una hucha. Los padres pueden pactar con el hijo cuánto dinero aportar cada semana y fijar un objetivo (un juguete que quiera comprar, una entrada para el cine, etc…) que le alentará a mantener el hábito.

Un recurso de ayuda es elaborar una sencilla tabla en la que el pequeño pueda ver la evolución de sus ahorros y así decidir si quiere ahorrar más o menos para alcanzar antes su objetivo. Además, se puede proponer al niño que fabrique su propia hucha con una botella de plástico o con una lata.

4. Enseñar al niño a ‘ganar’ el dinero

Desde la niñez es importante que los pequeños aprendan cómo obtienen los adultos el dinero y enseñarles el valor del trabajo. La mejor opción es llevarlo a la práctica y encomendarles sencillas labores en el hogar, acordes a su edad, que tendrán que cumplir para recibir su asignación semanal, como hacer la cama, sacar la basura y poner o quitar la mesa.

También se le pueden encargar tareas esporádicas con las que pueden conseguir un dinero extra (como recoger su cuarto de un modo más concienzudo) y aprender así la importancia del esfuerzo para alcanzar sus metas. Vivir la disciplina y el esfuerzo para después disfrutar una meta alcanzada será fundamental y valiosísimo para su vida.

5. Niños y ahorro: ¡vamos de compras!

Llevar al supermercado a los pequeños o ir con ellos a realizar las compras del material escolar es un efectivo ejercicio para que aprendan el valor de las cosas y cómo actuar para ser un consumidor responsable. El ejemplo que le des a tu hijo sobre el manejo del dinero le marcará para siempre.

Una buena idea es elaborar con el niño en casa la lista de la compra y enseñarle a ordenar los productos, según sean más o menos prescindibles (la leche antes que un refresco, o el papel higiénico antes que sus galletas preferidas).

Una vez en el establecimiento, es importante enseñarles a comprobar los precios y que observen que hay diferentes alternativas para elegir y así ajustar la compra al presupuesto familiar.

Fuente: Eroski Consumer

La importancia de la educación financiera

La importancia de la educación financiera

La importancia de la educación financiera

Categoría 'Economía Española' en ahorroactivo.wordpress.comEste año la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha renovado sus objetivos dentro de su Plan de Educación Financiera 2013- 2017 en colaboración con el Banco de España, la Secretaría del Tesoro y la Dirección General de Seguros. El plan tiene objetivos muy ambiciosos, entre ellos el de llegar a todas las capas de la población, pero quizás el más importante sea implantar la educación financiera en las escuelas como asignatura obligatoria.

Así, en este tiempo, la CNMV ha creado el sitio web finanzasparatodos.es, en el que lo mismo se pueden encontrar lecciones de economía en pareja como consejos para comprar una casa o un coche, cómo racionalizar el gasto en caso de desempleo e incluso un ‘kit financiero de supervivencia’ en el que se explica a los ciudadanos nociones básicas para protegerse del fraude bancario o sobre cómo actuar en caso de robo de la tarjeta de crédito, por ejemplo. También se dan lecciones sobre cómo acercar a los niños a la educación financiera y la cultura del ahorro, con ideas como hablar con los hijos de dinero, crearles una cuenta corriente o enseñarles a administrar su paga.

Este Plan es un primer paso para lograr situar la formación en materia financiera como un aspecto clave del desarrollo educativo. Algunos conceptos económicos básicos son fundamentales en la vida diaria y la base para comprender el funcionamiento de la economía y los mercados. En el contexto actual, en el que cada vez es más importante que los particulares tomen responsabilidad en la planificación de su jubilación, es fundamental que se pueda disponer de los conocimientos básicos para entender las necesidades y las opciones al respecto.

Fomentar la formación a nivel infantil parece positivo porque tiene dos ventajas. La primera, fomentar la cultura financiera, que en España es muy baja: hay una aversión muy alta al riesgo por desconocimiento. Y, segunda, porque es una medida para fomentar más el ahorro, que en España es muy conservador y no suele ir más allá de la inversión inmobiliaria. Hay que fomentar los activos alternativos, para que cuando esos niños tengan edad para invertir sus ahorros o su herencia tengan la oportunidad de elegir.

Fuente: fundspeople.com

Como aplicar las 21 reglas de los ricos

Como aplicar las 21 reglas de los ricos

Como aplicar las 21 reglas de los ricos

Categoría 'Ahorro puro y duro' en ahorroactivo.wordpress.com1. La gente común piensa que el dinero es la raíz de todos los males. Los ricos creen que la pobreza es la raíz de todo mal.

La mayoría de la gente tiene miedo del dinero. Leíste bien: MIEDO del dinero. Oirás que la gente dice cosas como ‘nunca trates de hacer dinero con esto. Nunca haría esto sólo por dinero’, etc… Todo el mundo necesita dinero, porque el dinero es la libertad. Este miedo al dinero es un billete de ida a la medianía. Todo el mundo necesita dinero, no hay ninguna razón maldita para excusarse, justificarse o tenerle miedo. Quiero dinero. Así es como me gano mi dinero. Tratando con él. No te avergüences de tu necesidad o tu deseo. Sal, actúa y deja las excusas para las masas.

2. La gente común piensa que el egoísmo es un vicio. Los ricos piensan que el egoísmo es una virtud.

Todo el mundo es egoísta, aunque hay dos tipos de egoísmo: el egoísmo puro y el egoísmo manifiestamente encubierto. ¿Quieres ser abiertamente egoísta?. El egoísmo encubierto es para la gente tibia. Si tienes las ideas claras y dices: ‘lo quiero a mi manera y lo voy a tener a mi manera’, obtendrás lo que deseas. Cuando juegas a ser el hombre secretamente egoísta, también conocido como el síndrome del buen tipo, no vas a conseguir nada. Los chicos buenos no son buenos chicos, son hipócritas. Quieren lo mismo que lo que quieren los abiertamente egoístas: dinero y mujeres, pero están demasiado asustados para proclamarlo claramente y exigir que lo que quieren y jugar al 100% obteniendo resultados. Pero esto no les va a suceder, nunca les va a suceder. ¿Lo quieres?. Tómalo. ¿Quieres seguir en el montón?. Juega el juego de ser un chico políticamente correcto.

3. La gente común tiene la mentalidad de ganar a la lotería. Los ricos tienen una mentalidad de acción.

Oigo siempre a estos perdedores: ‘si tan sólo pudiera ganar la lotería. Si tan sólo pudiera tener una oportunidad. Si mi gran oportunidad llegara…’ y bla, bla, bla. No espero tener que aportar nada por mi parte. Si yo quiero algo, puedes estar absolutamente seguro de que voy a ir a buscarlo. Juega a la estúpida lotería, siéntate en tu estúpido sofá delante de tu estúpida televisión, y usa tus excusas estúpidas. Sin embargo, siempre hay alguien más que está dispuesto a tomar lo que cree que es suyo.

4. La gente común piensa que el camino a la riqueza se adquiere con la educación formal. Los ricos creen en la adquisición de conocimientos específicos.

Las universidades son centros de adoctrinamiento de masas. Y están llenos de idiotas engañados. Debes educarse a ti mismo. Cualquier cosa que quieras aprender acerca, se puede aprender. No tienes porque pasar tu tiempo aprendiendo unos estudios de dudosa utilidad. Cualquier conocimiento está en Internet, y de forma gratuita. Si de verdad quieres aprender acerca de estos conocimientos, lo único que te detiene eres tú. Todo lo que aprendas en la universidad es inútil: si quieres ser un empresario y a ti te toca aprender el oficio.

5. La gente común siempre está pensando en los buenos viejos tiempos. Los ricos sueñan el futuro.

Algunas personas lo llaman la planificación para el futuro, a mi me gusta llamarlo visualización. Visualizar el futuro y cómo va a ser. En realidad consiste en verte a ti mismo como deseas llegar a ser. Las cosas que creemos tienden a convertirse en realidad (suponiendo que no tengas delirios narcisistas).

‘Las cosas solían ser buenas, pero hoy en día…’. Olvida estas tonterías y moldea el futuro de la manera que tu lo quieras.

6. La gente común ve el dinero a través de los ojos de la emoción. Los ricos piensan en el dinero de forma lógica.

El dinero es como una emoción adicional para las personas pobres. Siempre tienen ‘problemas de dinero’ y siempre están quejándose por este motivo. Por alguna extraña razón, nunca tienen lo suficiente para pagar el alquiler, el pago del coche y la maldita factura de la electricidad. He sido pobre muchas veces, pero nunca he sido tan pobre que no pudiera pagar mis cuentas. Olvídate del dinero como una emoción, es sólo un simple juego de hacer más dinero. Piensa en ello de la misma manera que piensas sobre tus siguientes 15 movimientos en una partida de ajedrez. No seas como esos idiotas que malviven de cheque en cheque y nunca tienen suficiente. Ponte a trabajar, planifica el futuro y deja de gastar tu dinero en tonterías.

7. La mayoría de las personas ganan su dinero haciendo cosas que no les gustan. Los ricos siguen su pasión.

No me gusta la palabra pasión, es una palabra de novelas románticas de mujeres, la palabra correcta es obsesión. Los ricos siguen sus obsesiones hasta el fin del mundo y más allá. La gente común no puede entender esto porque su obsesión se detiene en su equipo deportivo favorito, su programa de televisión o en fumar marihuana o alguna otra tontería similar. Si quieres encontrar el éxito en tu campo debes usar cada minuto del día pensando en ello, tendrás que estar obsesionado. Olvídate de relajarte, olvídate de tomar un descanso, simplemente sigue a tu obsesión.

8. La gente común se establecen objetivos mediocres, por lo que nunca están decepcionados. Los ricos siempre están preparados para el desafío.

No tengo tiempo para este tipo de personas. Es superior a mis fuerzas el que un hombre pueda vivir su vida de forma patética libre de cualquier desafío. Verá a los mismos tipos en el gimnasio. Los de tipo A tienen miedo de ejercer su verdadera energía y los de Tipo B irán hasta el final. Los de Tipo B tendrán un excelente cuerpo para mostrar.

9. La gente común cree que tiene que hacer algo para hacerse rico. La gente rica cree que tiene que haber algo para hacerse rico.

La gente normal lo basa en el esfuerzo puro y duro. Los ricos buscan la situación o la oportunidad para que sea eso lo que trabaja para hacerlos ricos.

10. La mayoría de las personas creen que se necesita dinero para hacerse rico. Los ricos utilizan el dinero de otras personas.

Hice mis primeros dineros sin nada de dinero propio. Ni un centavo. Donde hay voluntad, hay un camino. Si estás obsesionado, lo conseguirás. Incluso si sólo tiene 12 euros a tu nombre, no hay ninguna diferencia.

‘No puedo ganar dinero porque no tengo dinero’. Suena bastante estúpido, ¿verdad?. ‘Tengo que ganar dinero porque no tengo dinero’ suena mucho mejor.

11. Muchas personas creen que los mercados están impulsados por la lógica y la estrategia. Los ricos saben que están impulsados por la emoción y la codicia.

No tengo tiempo para esas personas que constantemente hablan de lógica y estrategia. ‘Me gusta la lógica. Me ocupo de las cosas con lógica’. La lógica es sólo una parte del total. En el mundo, la mayoría de personas no piensa lógicamente, piensan emocionalmente. Cuando hablas con ellos de forma lógica no estás conectando con ellos.

La mayoría de personas en el mundo no pueden pensar de manera lógica. Pero estos tipos siempre asumen que todos los demás también piensan ‘lógicamente’. Si crees que piensan lógicamente estás equivocado. No todo el mundo piensa como tú, de hecho, la mayoría de la gente ni siquiera piensa, simplemente reacciona. Son unos idiotas, y no deben ser tratados como si fueran lógicos magistrales. El pensamiento lógico es sólo la mitad del rompecabezas.

12. Muchas personas viven por encima de sus posibilidades. Los ricos viven por debajo de ellas.

De nuevo, estas personas no pueden pagar sus facturas de teléfono al final del mes. Vive como un espartano. Ten dinero sobrante. Yo vivo como un rey y yo apenas gasto dinero. Mi gasto mensual es mínimo. Pocos dólares en alquiler, unos cuantos dólares para agua y electricidad, unos cuantos dólares para internet, otros pocos dólares por pertenecer a un gimnasio, y un poco de dinero para mantener mis sitios web. Fácil, espartano, sencillo y limpio. Si es necesario, todos estos gastos se pueden reducir aún más.

13. La gente común le enseña a sus niños a sobrevivir. Los ricos enseñan a sus hijos a hacerse ricos.

Mis padres me enseñaron a ser normal, promedio. No sabían nada acerca de hacer dinero, pero estaban seguros que lo correcto era ingresar en la universidad, tener un trabajo a tiempo completo y ahorrar para el retiro. Años después salí de esa estupidez. Durante la mayor parte de mi vida he sido un tonto, y probablemente muchas personas también. Pero nunca es demasiado tarde para despertar y empezar a espabilar.

14. A muchas personas el dinero les estresa. La gente rica encuentra la paz mental con la riqueza.

El dinero es libertad. El dinero te compra la libertad. Si tienes dinero puedes solucionar la mayoría de los

problemas. Cuando tienes dinero te puedes dar el gusto de decir mi palabra favorita: ‘No’. Hago lo que quiero cuando quiero. Y no pido permiso.

15. Muchas personas prefieren estar entretenidas a estar aprendiendo. Los ricos prefieren estar aprendiendo antes que entretenidos.

Televisión, revistas, sitios web de celebridades, deportes, etc… es lo que disfruta la mayoría de las personas. Si tú no puedes aprender o ganar con algo, ignóralo.

16. Muchas personas piensan que las personas ricas son snobs. Los ricos sólo quieren rodearse de personas con ideas afines.

Los ricos son diferentes. Después de haberte hecho rico y habértelo trabajado, ¿por qué querrías pasar el rato con perdedores que tienen celos de ti?. La gente común no puede ocultar su envidia y sus celos. He visto de cerca esa mirada en sus ojos, que es lo más patético que he visto y la forma más odiosa de mirar que he visto nunca. Los pobres tomaron su decisión de perder su vida en un trabajo y ahora están enfadados demasiado porque eres libre y tienes dinero. Tú te tomaste tu tiempo para educarte, para hacer tu propio dinero, aprovechaste tus oportunidades, hiciste todo el trabajo y ellos te miran como si tuvieras suerte y además tienen el descaro de tenerte envidia y estar enojados contigo. A menudo se dice ‘dime con quién andas y te diré quién eres’, por lo que debes decir adiós a los perdedores, ser elitista y pasar el rato con los ganadores.

17. Gran parte de las personas se centran en el ahorro. Los ricos se centran en las ganancias.

¿Cuántas personas que han hablado de los maravillosos beneficios del ahorro para la jubilación lograron finalmente poder vivir a cuerpo de rey cuando se jubilaron?. Sin embargo, ninguna de esas personas parece estar viviendo a lo grande. Extraño, ¿no?.

Elijo vivir como un rey en este momento, soy demasiado egoísta e impaciente para esperar. Para pagar mi vida que tuve que dejar mí maldito trabajo y centrarme en ganar. Y fue la mejor decisión que he tomado.

18. Muchas personas juegan a lo seguro con el dinero. Los ricos saben cuándo deben tomar riesgos.

Lo que he aprendido es que cuando asumo grandes riesgos, del tipo de riesgos que me dan náuseas, diarrea y ansiedad, puede haber alguna recompensa para mí. Por alguna razón, he sido capaz de arriesgar mi dinero muchas veces y siempre he logrado de nuevo algo adicional. Siempre ha ocurrido que cuando yo no asumí ningún riesgo, cuando elegí aferrarme al dinero que tenía, se me quemó a través de él y se quedó en nada. Nunca puedes hacer nada sin arriesgar algo.

19. A la gente le encanta estar cómoda. Los ricos disfrutan en la incertidumbre.

La mayoría de la gente no quiere hacer ninguna otra cosa que comer bocadillos y ver la televisión. Supongo que perder sus días y sus noches frente a la televisión en un sillón reclinable con una bolsa de patatas fritas es cómodo para algunos, pero a mí siempre me hizo sentirme miserable. Personalmente, no me gusta relajarme. Es una maldita pérdida de tiempo.

20. La mayoría de las personas nunca relacionan dinero y la salud. Los ricos saben que el dinero te puede salvar tu vida.

‘Bueno, al menos tengo mi salud’. Este dicho siempre me hace reír un poco. Lo que realmente están diciendo es ‘mi vida es terrible…. pero por lo menos estoy vivo’. Prefiero estar muerto que tener 65 años de edad y vivir en la Seguridad Social. Prefiero estar muerto que ser viejo y vivir con un ingreso fijo y confiar en el gobierno para darme mis ‘pastillas’.

No sólo el dinero te da la tranquilidad, también puede salvarte la vida comprando la mejor atención médica y los mejores medicamentos.

21. Muchas personas creen que deben elegir entre la familia o ser rico. La gente rica sabe que puede tener todo.

La gente común siempre tiene excusas para no tomar decisiones. ‘Elegí tener una familia en lugar de entrar en el negocio’. En realidad, eligió la mediocridad porque era mediocre. Miéntete a ti mismo todo lo que quieras, pero el dinero te permitirá darle una vida mejor a tu familia. La familia no es una carga o un obstáculo a la hora de hacer dinero, es una excusa para la pereza. Los ricos piden más a la vida, y lo consiguen. Exígete más, sobre todo formándote a ti mismo, y tu calidad de vida subirá. Pide más a tus relaciones personales y obtendrás más. Exige más a tus socios en los negocios y obtendrás más. Hay todo un mundo ahí fuera, sé un hombre y tómalo.

Fuente: Bold & Determined

Cómo invertir el aguinaldo

Categoría 'Planificación financiera' en ahorroactivo.wordpress.comPrograma emitido el 21 de noviembre de 2014, en el Canal 15 de Nicaragua, donde se indican diversos consejos para afrontar los gastos de Navidad.

Los conceptos de planificación financiera se muestran con ejemplos concretos que sirven para ahorrar en compras y regalos a familiares y amigos.

Aquí se hace referencia al aguinaldo como la paga extra de Navidad. En España el término aguinaldo hace referencia a un regalo que se da por el empresario a sus trabajadores llegando las fechas de Navidad, independientemente de la paga extra. No obstante, en las grandes empresas, el regalo ha sido sustituido por un complemento económico en la nómina de diciembre.

Siempre la clave es como administrar el dinero, y adecuar nuestro gasto a nuestras posibilidades.