Smart Beta: entre gestión activa e indexada

Smart Beta: entre gestión activa e indexada

Smart Beta: entre gestión activa e indexada

Categoría 'Fondos de Inversión' en ahorroactivo.wordpress.comEl eterno debate sobre gestión pasiva o activa ha dado paso a extremos como los ETFs (o fondos cotizados) o los fondos de retorno absoluto, en los que el objetivo propuesto es obtener retornos en cualquier entorno de mercado, gracias a su habilidad gestora.

La gran ventaja de los ETFs es su bajo coste ya que, respecto a los fondos de gestión activa, su cartera replica un índice. Cuando las rentabilidades no son muy elevadas, las comisiones ganan una gran importancia, por lo que se argumenta que los inversores posiblemente sólo puedan soportar las comisiones de gestión cuando se trata de los mejores gestores o la mejor asignación de activos. Pero no sólo hay que considerar los costes de gestión, sino también los de operativa, derivados de rotación de la cartera. Con unas rentabilidades difíciles de mantener por largos periodos de tiempo, se argumenta que los fondos de gestión activa que consiguen resultados superiores al mercado podrían considerarse progresivamente como productos de diseño, para aquellos inversores con grandes patrimonios, del mismo modo que un deportivo difícilmente puede ser un automóvil utilizado como herramienta de trabajo.

Consecuentemente, los productos cotizados han tenido una evolución espectacular desde su creación. Pero la virtud puede estar en el punto medio entre dos extremos. Una nueva opción ha surgido que, conocida como Smart Beta, describe un fondo indexado que se desvía de los índices de capitalización estándar de renta variable, como el S&P 500 y otros índices similares. Normalmente disponibles como productos cotizados.

Para la construcción de los índices smart beta se siguen diversas estrategias basadas en factores como carry, value, momentum, growth, volatilidad o small caps, entre otras, dependiendo de cada proveedor.

Una estrategia de factor puro riesgo, con exposición a un riesgo específico no tradicional, genera un retorno a cambio de ese riesgo. Los factores de puro riesgo se construyen en muchos casos como estrategias de market neutral, como por ejemplo una cartera que esté larga en renta variable con bajas valoraciones y corta en renta variable con valoraciones elevadas, de tal forma que la exposición sea market neutral, también denominada Factor Value de Renta Variable. O también una cartera con posiciones largas en divisas de elevada rentabilidad y corta en divisas de baja volatilidad, a la que se denomina Factor FX Carry.

Puesto que los productos cotizados no son siempre la inversión ideal para todos los inversores (la fiscalidad es como de la una acción bursátil) podemos utilizar la idea de smart beta para construir una cartera en la que incluyamos fondos con factores ganadores.

Podemos formar una cartera de fondos ‘ganadores’ de acuerdo con los estudios académicos que demuestran cómo, en el largo plazo, la inversión value supera a la de estilo growth, la de baja volatilidad a la de elevada volatilidad y la de small caps a la de empresas de gran capitalización.

Tenemos así una cartera en la que incluimos factores potencialmente con mejor comportamiento en el largo plazo, con volatilidades reducidas, que puede formar parte del núcleo de una cartera agresiva o complementar una de perfil equilibrado. Seleccionando fondos con comisiones reducidas, la inversión a través de fondos es fiscalmente más ventajosa, ya que puede traspasarse el patrimonio entre diversos productos sin que se apliquen retenciones hasta el momento de su rescate, en base a las plusvalías realizadas.

A pesar de cuánto se está ensalzando, smart beta tampoco es la panacea de la inversión. En esencia, puede considerarse simplemente una indexación reforzada o una forma de gestión activa con menor rotación de la cartera. Por ello, como cualquier otro modelo de gestión cuantitativa, su punto débil es la durabilidad y predictibilidad de los factores en que se base, así como de la transparencia en su aplicación, importante a la hora de tomar la decisión de inversión. Es importante también entender claramente por qué se mantiene cada posición y la ponderación de cada una de ellas. Sin contar el efecto desestabilizador que una inversión masiva en un factor como el de baja volatilidad podría provocar en los mercados.

Fuente: Cotizalia

Anuncios

¿Qué tener en cuenta a la hora de cancelar un depósito?

¿Qué tener en cuenta a la hora de cancelar un depósito?

¿Qué tener en cuenta a la hora de cancelar un depósito?

Categoría 'Planificación financiera' en ahorroactivo.wordpress.comAntes de cancelar un depósito hay que pensárselo dos veces y tener en cuenta la comisión de cancelación, que en la mayoría de los depósitos supondrá una disminución en la remuneración final.

Hay que tener las ideas muy claras a la hora de invertir en un depósito, pues hay que estar seguro de que sólo le va hacer falta el dinero cuando finalice el plazo que establece el contrato y no lo necesitará antes.

Los depósitos son productos que conllevan un bajo riesgo, pero una rentabilidad moderada.

Si contrata un depósito y decide (siempre que el producto lo permita), rescatar el dinero de forma anticipada, antes de que llegue a su vencimiento, lo más habitual es que tenga que hacer frente a una penalización por ello.

Factores a tener en cuenta:

  • La letra pequeña: A la hora de contratar un depósito, además de valorar la rentabilidad ofrecida o la vinculación exigida (domiciliación de nómina o recibos), también debe valorar las condiciones que le aplicarán en caso de que decida recuperar su dinero de manera anticipadamente como la fiscalidad, las comisiones de penalización, etc…
  • La posibilidad de cancelación anticipada: No debe confundir los depósitos a plazo fijo con los depósitos estructurados (aquellos cuya rentabilidad suele estar vinculada a la evolución de algún índice bursátil), y en los que muchas veces no se permite la cancelación anticipada. Incluso tratándose de un depósito a plazo fijo, puede que en el contrato se recoja una cláusula en la que quede a voluntad del banco el aceptar o no la cancelación anticipada del depósito.
  • La penalización: En la mayoría de los casos suele ser una reducción de los intereses pactados o una comisión de cancelación, en este último caso deberá tributar por los intereses cobrado en el IRPF (al 21,25% o al 27%), y no podrá deducirse esa comisión como gasto. Según las buenas prácticas bancarias del Banco de España, el importe de la penalización no debe ser superior al de los intereses brutos devengados desde que se contrató el depósito hasta la fecha de cancelación (el contrato fijará la penalización real).
  • Tipos de penalización: Aplicación de una comisión sobre el capital inicialmente invertido o reducción de los intereses devengados hasta ese momento:
  1. Teniendo en cuenta el tiempo que falta hasta el vencimiento del depósito, por ejemplo una entidad le puede cobrar un 3% de cancelación por el tiempo que deja de tener su dinero allí.
  2. Teniendo en cuenta el tiempo transcurrido hasta el momento de la cancelación.
  3. Una reducción fija, como la que ofrece en Banco Pichincha en el depósito a 1 año al descontar el 1% sobre el interés correspondiente.

Consejos:

  • Evite los depósitos si piensa que puede necesitar el dinero y opte mejor por una cuenta de alta remuneración, como por ejemplo la cuenta Coins o por un fondo monetario, ya que no aplican penalización alguna a la hora de retirar el dinero.
  • Tener presente las horquillas de liquidez, pues algunos depósitos contemplan ciertos momentos en los que se evita o se reduce la penalización.
  • Si queda poco tiempo para el vencimiento del depósito, evite cancelarlo en la medida de lo posible.
  • Algunos depósitos contemplan la posibilidad de cancelación parcial (una parte del dinero invertido), sin penalizar el resto de la inversión.
  • Todo es negociable y antes de cancelar un depósito informesé de la penalización que le aplicaría la entidad y de si se puede evitar o reducir.

Fuente: Rankia

Pautas para encontrar el producto indexado más adecuado para cada estrategia de inversión

Pautas para encontrar el producto indexado más adecuado para cada estrategia de inversión

Pautas para encontrar el producto indexado más adecuado para cada estrategia de inversión

Categoría 'Planificación financiera' en ahorroactivo.wordpress.com¿Para qué sirve la indexación?. Y, todavía más importante, ¿cómo determinar qué estrategia se ajusta mejor a las necesidades de cada cliente?. Conscientes de que los inversores cada vez se están sofisticando más al profundizar sus conocimientos sobre la indexación, desde iShares han elaborado un estudio que aporta una serie de pautas para entender el funcionamiento de estas estrategias y poder discriminar cuáles se adaptan mejor a distintos modelos de carteras.

Úrsula Marchioni, directora de estrategia de renta variable y análisis de productos cotizados para EMEA de iShares, ha sido la encargada de explicar los principales puntos de este estudio durante una visita a Madrid. La experta explica que han detectado una mayor demanda de productos indexados por parte de sus clientes. Así, explica que desde el año 2004 hasta julio de este año, el uso de este tipo de vehículos ha pasado del 12,6% al 25,1% en Estados Unidos y del 4,1% al 11,6% por ciento en Europa. Sin embargo, matiza que ‘a pesar de este gran crecimiento, todavía sentimos que las estrategias de alguna manera siguen inexploradas’.

Para Marchioni, las principales bondades de la indexación pasan por la diversificación, eficiencia de costes y una adecuada gestión del riesgo. Con la intención de, en sus palabras, ‘ayudar al inversor a elegir la solución más adecuada’, desde la firma han creado una hoja de ruta en la que se trazan una serie de pautas para identificar soluciones de inversión.

La primera de estas pautas alude a la selección del índice. la responsable de iShares hace especial hincapié en que ‘existe el mito de que replicar un índice es un proceso sencillo y automático y esto no es así. Pueden existir diferencias notables entre los índices de referencia, los vehículos de inversión basados en índices y los estilos de gestión, por no hablar de los proveedores de productos’. Marchioni calcula que, de hecho, existen actualmente 1,5 millones de índices disponibles globalmente. Para poder distinguir cuál se ajusta mejor a cada estrategia de inversión, explica que se debe prestar atención a las siguientes características: cobertura, nivel de liquidez y capacidad de inversión, costes de transacción y composición de los índices (esto es especialmente relevante en el mercado de renta fija) y las reglas de construcción de cada índice, puesto que de un mismo universo de inversión pueden nacer diferentes selectivos.

Una vez identificado el índice, el siguiente paso debe ser la selección del vehículo más adecuado entre la amplia variedad de herramientas disponibles en el mercado: ETF, fondos indexados, futuros, swaps… Resulta clave entender los distintos costes y usos de cada tipo de producto en función del estilo de inversión para determinar cuál resulta más eficiente.

Finalmente, el tercer paso consiste en identificar el modelo de gestión más apropiado para cada caso. La experta explica que ‘existe la creencia de que existe homogeneidad entre los gestores, de que al estar todo computerizado los resultados son similares’. Sin embargo, rebate este estereotipo afirmando que la gestión de productos indexados ‘es tanto una ciencia como un arte’. Para poder identificar al mejor proveedor, recomienda fijarse en tres aspectos: la gestión del riesgo, la minimización de los costes y la optimización de los retornos.

El futuro de la indexación

Finalmente, Marchioni terminó su explicación aportando una serie de pistas sobre el futuro de la indexación, a partir de encuestas realizadas a inversores institucionales de Europa, África y Oriente Medio. La primera de ellas es que la adopción de estrategias de indexación seguirá incrementándose en el futuro. La segunda, en línea con la anterior, es que los inversores también tienen más expectativas de usar estos productos de ahora en adelante. La tercera, en coherencia con las anteriores, es que aumentará la oferta de estos productos.

Asimismo, da una serie de recomendaciones para el acceso a estas estrategias en el futuro. La más importante, reconsiderar la etiqueta ‘smart beta’. ‘Los nuevos tipos de betas, incluyendo los índices que no están ponderados por capitalización, no son necesariamente más inteligentes ni mejores, simplemente son distintos’, explica. ‘Recomendamos a los inversores replantearse el concepto de la indexación: céntrese primero en el objetivo que persigue, ya sea mejorar las rentabilidades o controlar determinados riesgos, y sopese después cómo podría desarrollarse esa estrategia en el panorama económico y de inversión’.

Tendencias en la industria española

‘Los ETF y la indexación avanzan en España de manera favorable’, destacó Iván Pascual, que señala que los principales demandantes de este tipo de productos son grandes inversores institucionales como planes de pensiones, fondos, sicav, banca privada e incluso aseguradoras, y se sirven de ellos para diversificar sus carteras.

Fuente: Funds People

¿Necesitas un crédito?: No te limites a firmar, conoce tus derechos

¿Necesitas un crédito?: No te limites a firmar, conoce tus derechos

¿Necesitas un crédito?: No te limites a firmar, conoce tus derechos

Categoría 'Planificación financiera' en ahorroactivo.wordpress.comTodos los días nos llegan numerosas ofertas con facilidades para adquirir productos y servicios a plazos: muebles, electrodomésticos, vacaciones, coches y más. No siempre es fácil analizar la publicidad y comparar la oferta de los distintos proveedores de crédito como bancos, comercios, agencias de viaje o concesionarios.

La Comisión Europea tiene una campaña de información para concienciar a los consumidores sobre sus derechos clave y lo que hay que tener en cuenta antes de firmar un crédito al consumo:

  • Derecho a una publicidad transparente sobre el crédito.
  • Derecho a recibir información antes de firmar el contrato.
  • Derecho a recibir información clara en el contrato.
  • Derecho a cambiar de opinión.
  • Derecho al reembolso anticipado.

En su página web Crédito al consumo: tienes derechos se aclara, de forma sencilla, en qué consiste cada uno de estos derechos. Además, encontrará una explicación completa del documento Información Normalizada Europea sobre el Crédito al Consumo (SECCI, por sus siglas en inglés). Cada proveedor de crédito está obligado a proporcionarle este mismo documento, detallando aspectos como el tipo de crédito, la tasa anual equivalente (TAE), el número y la frecuencia de pagos, la deuda total, etc. Cuando lo entiende, usted podrá comparar fácilmente las distintas ofertas y elegir el producto de crédito que te resulte más adecuado.

En la misma página hay información sobre futuros eventos de la campaña y enlaces a otras páginas web que pueden resultarle útiles.

Fuente: finanzasparatodos.es

Las 12 reglas del inversor tranquilo

Las 12 reglas del inversor tranquilo

Las 12 reglas del inversor tranquilo

Categoría 'Análisis Fundamental' en ahorroactivo.wordpress.comLos mercados financieros pueden ser una fuente importante de alegrías pero también de disgustos. A medio y largo plazo, la bolsa suele ser generosa con el inversor tranquilo y le ofrece su rentabilidad natural, que es el doble de lo que crece la economía. Pero hay que saber esperar porque muchas veces el mercado es caprichoso. A largo plazo es muy difícil batirlo, y si lo hacemos a corto plazo, probablemente haya sido cuestión de suerte.

Es importante tener claro que la buena suerte existe, pero puede ser una gran enemiga del inversor pues le puede hacer creer que tiene el control e instarle a ser demasiado atrevido. Y por pura lógica estadística, los inversores más osados terminan fracasando. Por no decir de los importantes sesgos de juicio que muchas veces nos inducen a tomar decisiones equivocadas. Para evitar todos estos escollos, nada mejor que seguir las doce reglas del inversor tranquilo, tal y como las expone Juan B. Serrano en la obra del mismo nombre, ‘El inversor tranquilo’ (Editorial Díaz Santos).

1. No trate de adivinar la tendencia del mercado y permanezca siempre en bolsa

Adivinar la tendencia del mercado y obtener beneficio batiéndole no es tarea sencilla. De hecho, si la hipótesis del camino aleatorio es cierta, resulta imposible. Es lo que opinan muchos profesionales de la bolsa, y de hecho, esta teoría se cumplió bien en el caso del Dow Jones para horizontes temporales inferiores a diez años.

2. Si puede, reinvierta los dividendos

Sin considerar los dividendos, la bolsa, de entrada, protege al inversor de la inflación, pero poco más. Sin embargo, a la larga, la acumulación producida por la reinversión de dividendos aumenta el patrimonio del inversor de manera considerable.

3. Compare cada año la rentabilidad de su cartera con el índice que le sirva de referencia, incluidos los dividendos

Si la bolsa baja un 40%, su cartera perderá valor y si la bolsa sube un 40% ganará valor. De ambas cuestiones puede estar seguro. Pero lo importante es que la cartera se revalorice o pierda valor al mismo ritmo del índice de referencia, incluidos los dividendos.

4. Vigile los costes

Los costes hay que vigilarlos. A largo plazo, la diferencia entre una inversión buena, regular o mala puede depender de ellos.

5. Establezca unos porcentajes mínimos anuales de rotación de su cartera

Es importante que el inversor recapacite periódicamente sobre sus decisiones y reajuste la cartera en consecuencia. Es una tarea imprescindible. Pero tampoco hay que rotar a discreción, porque si no los costes se dispararían. Lo ideal sería establecer un intervalo adecuado de rotación de la cartera, de entre por ejemplo el 3% y el 7% de su valor en cada momento.

6. No invierta en empresas que desconoce

Al invertir en bolsa se están comprando compañías que produce bienes y servicios en la economía real, construyen puentes, concedes créditos, producen energía o vende alimentos. Por tanto, hay que conocer a los gestores y exigirles que sean eficaces. Esto implica que el inversor debe conocer la empresa, a qué se dedica y quién la dirige.

7. Diversifique las inversiones

Por muy buena que le parezca que sea la gestión de una empresa, no le otorgue toda su confianza porque el mundo de los negocios es cambiante y el éxito depende a veces de circunstancias ajenas a las personas, como el entorno político y social o la coyuntura económica. Por eso, conviene diversificar. Por muy reducido que sea su patrimonio, nunca invierta en menos de cinco compañías. Lo ideal es diversificar de manera más o menos uniforme entre 20 o 30 empresas de diferentes sectores y que operen en distintas zonas geográficas.

8. Considere su horizonte temporal de inversión

Si prevé que necesitará el dinero en los próximos cinco años, no invierta en bolsa. A menos de diez o quince años vista, no conviene invertir en bolsa más del 50% del patrimonio financiero que uno posee. Pero a más largo plazo, invertir en bolsa el 100% del patrimonio es una buena decisión, probablemente la opción más rentable y segura.

9. Compre y venda de forma previamente definida; si invierte mucho dinero, entre y salga de la bolsa de forma gradual

Mucha gente termina por no comprar acciones porque espera permanentemente comprarlas más baratas. Y en el polo opuesto, hay otros que tampoco las venden porque esperan venderlas más caras. Esta forma de proceder es equivocada y genera tensión, pues nos obliga a ‘acertar’ siempre, lo cual es imposible. Por eso, al establecer reglas sencillas para la entrada y la salida, eliminaremos un foco de tensión y de problemas. Por ejemplo, una posible pauta sería comprar y vender un día de cada mes, trimestre o año a los precios de apertura del mercado. Si decidimos invertir una cantidad elevada de dinero, no debemos hacerlo el mismo día, ni siquiera el mismo mes. Y si la cantidad es aún mayor, ni siquiera el mismo año. Esto nos alejará del riesgo de comprar en una burbuja a precios muy elevados.

10. No pida créditos para invertir en bolsa

El apalancamiento es peligroso y a la mayoría de las personas le terminará por generar pérdidas. Además, quien pide créditos para invertir en bolsa suele hacerlo en el peor momento, cuando el mercado está por las nubes.

11. Pida asesoramiento especializado si su patrimonio es elevado

No busque consejos gratuitos, nadie regala nada. Si su patrimonio es elevado, quizás le interesa contratar a un profesional para que le estructure su cartera. Si no quiere complicarse la vida, puede replicar con su cartera un índice o elegir algún fondo de gestión pasiva previa composición de que sigue al índice, incluidos los dividendos. Y desde luego, que tiene comisiones y gastos razonables.

12. Invierta con un horizonte definido

Es recomendable empezar eligiendo empresas grandes cuyos precios son menos volátiles y más difíciles de manipular. Pero cuando elija una compañía, hágase siempre la siguiente pregunta. ¿Me veo invirtiendo en esta empresa dentro de diez años?. Compre cuando la respuesta sea afirmativa y vuelva a hacerse la misma cuestión cada año antes de reorganizar su cartera con cada empresa en la que haya invertido. Al final, ganará quien sepa vislumbrar el futuro e invierta en compañías bien gestionadas, de sectores en expansión y que operan en economías que crecen.

Fuente:

Guía de acceso al préstamo hipotecario

Guía de acceso al préstamo hipotecario

Guía de acceso al préstamo hipotecario

Categoría 'Planificación financiera' en ahorroactivo.wordpress.comEl Banco de España tiene publicada una Guía de acceso al préstamo hipotecario, en la que recopila y detalla las características de este producto, así como sus aspectos fundamentales: importe, plazos, tasación, comisiones y gastos habituales, tipos de interés, mecanismos de cobertura, etc…

La Guía tiene como objetivo ayudar al consumidor a comprender y valorar los distintos elementos de la que será, con toda probabilidad, una de las decisiones más relevantes para su economía personal.

Esta guía ha de estar disponible en las oficinas bancarias y páginas web de las entidades que ofrecen créditos y préstamos con garantía hipotecaria.

Descargar aquí la Guia Hipotecaria 2013

¿Pagar en efectivo o con tarjeta?

¿Pagar en efectivo o con tarjeta?

¿Pagar en efectivo o con tarjeta?

Categoría 'Asesoramiento bancario' en ahorroactivo.wordpress.comPagar con tarjeta es más cómodo y parece que permite saber mejor en qué se gasta cada céntimo, mientras que al pagar con dinero en metálico se frenan las compras impulsivas.

Tomar un café o coger un taxi resulta sencillo si se tiene dinero en metálico, pero estas situaciones tan cotidianas se complican si se desea hacerlo con tarjeta. La posibilidad de que siempre sea aceptado es la principal ventaja de pagar en efectivo, además de ver cómo se vacía la cartera con cada compra y permitir así frenar el gasto. No obstante, abonar con tarjeta resulta también muy útil, y en especial cómodo, y facilita controlar cada desembolso que se hace, ya que queda siempre registrado. Las ventajas (y sus inconvenientes) de uno y otro sistema de pago se detallan a continuación.

Ventajas de pagar en efectivo

  • Al pagar con dinero en efectivo, siempre es aceptado: es una de sus mayores ventajas frente al dinero de ‘plástico’. Sea cual sea el precio, las monedas y billetes siempre se admiten, y son muy útiles para adquirir artículos u objetos cuyo importe sea pequeño.
  • Es más rápido que pagar con tarjeta, ya que no es necesario acreditarse ni presentar el Documento Nacional de Identidad, ni esperar confirmaciones del banco, etc… Además, los abonos que se hacen a una cuenta bancaria suelen tener como fecha de valor el día hábil siguiente a la operación. En cheques y transferencias, en cambio, puede ser de dos días.
  • Se evitan compras impulsivas e innecesarias. Pagar con billetes y monedas es una práctica recomendada para controlar gastos. Si no se lleva el dinero suficiente, no se pueden realizar compras que responden muchas veces a un capricho momentáneo.

Inconvenientes de pagar en efectivo

  • Llevar encima mucho dinero en efectivo supone un riesgo alto, ya que puede comprometer la seguridad personal. También se puede ser víctima de un hurto tras sacar el dinero del cajero.
  • Guardar dinero en efectivo en casa también supone mucho riesgo. Se puede perder o tirarlo por confusión si no se es cuidadoso.
  • Además (aunque no sólo en el domicilio), es imposible reponerlo por robo o extravío. Si se es víctima de un atraco, o si se pierde, no se puede recuperar nunca. En caso de que el robo se perpetre en el hogar, los seguros cubren sólo hasta una cantidad determinada.
  • Aumenta la posibilidad de fraude con los billetes o monedas. A pesar de los numerosos y sofisticados elementos de seguridad incorporados en los billetes, siempre cabe la posibilidad de que en algún momento den uno falso. A veces también en el cambio entregan monedas extranjeras (de repúblicas centroamericanas, sobre todo) que son muy similares en tamaño y colores a las monedas de uno o dos euros, y que el consumidor no distingue si van mezcladas con el resto de calderilla.

Ventajas de pagar con tarjeta

  • Permite registrar y saber en qué se gasta el dinero. Se tiene un control exacto de cuánto, dónde y en qué se ha utilizado. Hay un registro absoluto de los gastos, que ayuda después (si se desea) a calcular dónde recortar en caso de ser preciso para cuadrar el presupuesto.
  • Es muy cómodo. Con la tarjeta se puede hacer todo tipo de operaciones como pagar y retirar dinero, consultar saldos y movimientos, realizar transferencias, recargar el teléfono móvil, etc… Además, se hace innecesario ir hasta el banco o acercarse al cajero para sacar dinero y poder pagar.
  • Las tarjetas se consiguen con facilidad, sobre todo, las de débito. Cualquier persona que tenga una cuenta en el banco puede tener una tarjeta de ‘plástico’.
  • Se puede comprar al instante. Al contrario que con el dinero en efectivo, no es necesario planificar y estar ahorrando para hacer un gasto grande.
  • Es muy seguro. No tener que ir cargado con grandes cantidades de dinero da mucha seguridad. Y si se pierde la cartera o roban el monedero, basta con llamar y anular la tarjeta antes de que pueda ser utilizada. En este caso, lo más engorroso suele ser tener que hacer las gestiones para recuperar la documentación (DNI, carné de conducir…) que casi siempre se lleva junto a las tarjetas.
  • Es el medio de pago más aceptado para efectuar compras por Internet, en viajes y desplazamientos. Las tarjetas son las más usadas para alquilar un coche, comprar un billete de avión o reservar una habitación de hotel.

Inconvenientes de pagar con tarjeta

  • El ‘plástico’ puede ser clonado. Aunque es un medio de pago seguro, los ladrones son también cada vez más sofisticados y hay varios fraudes relacionados con la copia de las tarjetas, ya sea en cajeros o en algunos establecimientos.
  • No es aceptado en pequeños comercios o para el pago de compras de importes muy pequeños. Además, es casi imposible utilizar la tarjeta para abonar servicios como la carrera de un taxi o un billete de autobús.
  • Comisiones. Al contratar una tarjeta, hay que pagar cuotas y gastos de mantenimiento. Además, retirar dinero en un cajero, muchas veces también genera comisiones.
  • Mayor facilidad para endeudarse, en especial con las tarjetas de crédito. Es fácil gastar el dinero que no se tiene, al no verlo de forma física, y endeudarse en exceso.
  • Después de analizar las ventajas e inconvenientes de cada forma de pago, seguimos apostando por el método tradicional del pago en efectivo, es el mejor método para un autocontrol en el presupuesto de gastos.

Fuente: Eroski Consumer