La economía de los juguetes navideños

La economía de los juguetes navideños

La economía de los juguetes navideños

Categoría 'Estafas' en ahorroactivo.wordpress.comPoco a poco los anuncios de juguetes empiezan sigilosamente a ocupar cada vez más espacio televisivo. No hay señal más evidente de que las Navidades ya están aquí. Ya, para muchos comercios parece que empieza tras el Pilar.

Un diabólico fenómeno acontece todos los años cuando llegan esas “entrañables” fechas y que inevitablemente afecta mucho y mal a una buena cantidad de padres. Me refiero al fenómeno de que cuando hacia mediados o finales de diciembre se pongan muchos de ellos a la tarea de comprar los regalos para sus hijos se encontrarán con que los que más desean sus retoños, aquellos que han puesto en los puestos más altos de sus respectivas “cartas” a “Papá Noel” o a los “Reyes Magos”, ya no están por ningún sitio. Y entonces empieza para estos padres frustrados una terrible época: la de los largos peregrinajes por almacenes y jugueterías cada vez más alejados de sus hogares o lugares de trabajo en busca de esos codiciados regalos. Pero da igual. Sean cuantas sean las tardes y los kilómetros que consuman en esos viajes de exploración y adquisición, sea cual sea el precio que estén dispuestos a gastar en esos regalos, el resultado será el mismo: la frustración, pues progresivamente habrán de reconocer que esos regalos no están en el mercado. Empezará entonces la parte psicológica de su sufrimiento, en la que se cuestionarán el por qué no los compraron semanas o meses antes y, en consecuencia, el nivel y sinceridad del amor que sienten por sus hijos. Y tampoco les será agradable imaginar anticipadamente las miradas de reproche que ineludiblemente les lancen sus hijos cuando llegue el momento en que descubran que sus deseados regalos no están esperándoles allí donde debieran estar.

Muchos de ellos se harán entonces una pregunta simple y obvia cual es la de que por qué los fabricantes no hacen más de esos juguetes que son tan buscados, si resulta evidente que esos juguetes van a ser los más demandados atendiendo a la ingente propaganda que en los meses de octubre, noviembre y diciembre se dirige a la chiquillería ponderándolos como los mejores, los más divertidos o los más deseables.

A la hora de explicarme tan singular fenómeno, solía recurrir a la explicación convencional: cómo los fabricantes no saben con antelación cuáles de sus juguetes tendrán éxito en una temporada navideña concreta, lo que hacen es distribuir ese riesgo entre los diferentes artículos que producen. Y lo hacen de una manera muy sencilla: produciendo de todos los juguetes que tienen en sus catálogos un volumen “adecuado”. Ahora bien, ello se traduce en que, con total seguridad, sucederá que aquel juguete que un año determinado se alce con los favores del público infantil no habrá en los almacenes y tiendas un stock suficiente como para cubrir toda la demanda. Es decir, que acontecerá inevitablemente el fenómeno reseñado del sistemático exceso de demanda de los juguetes más deseados como consecuencia del precavido comportamiento racional de los empresarios fabricantes de juego ante el riesgo que corren al no saber dónde se centrará la demanda.

Así, año tras año, mientras mi hijo fue pequeño, comprobé una y otra vez que los juguetes que más deseaba eran siempre los que más se le metían por los ojos en la larga temporada de publicidad pre-navideña. Y lo mismo les pasaba a los hijos de los demás. No hay presa más fácil de los publicistas que el público infantil. Ello es tan sabido que decirlo es una obviedad. Dicho de manera técnica, los fabricantes de juguetes pueden determinar los gustos o preferencias de los consumidores finales y por tanto pueden estimar con alta precisión la demanda que tendrán de sus productos.

Y, ¿entonces?. Si las empresas jugueteras no operan ni mucho menos en un entorno tan incierto. Si está claro que pueden estimar con mucha fiabilidad hacia cuáles de sus productos se va a dirigir la gran demanda de sus clientes, ¿cuál es entonces la razón que les lleva a no aprovecharse de ello y aumentar las tiradas de los juguetes que saben que van a tener un fuerte tirón entre los niños?. Porque, dado que el precio de fábrica está fijado de antemano, está claro que las empresas fabricantes difícilmente pueden aprovecharse de la escasez generada artificialmente de sus productos más deseados, salvo en contadas excepciones. En todo caso, quienes se pueden aprovechar de esa escasez artificial son los comerciantes de las jugueterías, no los fabricantes de juguetes.

Pues bien. Una explicación más consistente me la ha suministrado la “Economía del Comportamiento”, esa simbiosis de Economía y Psicología. Para los economistas-psicólogos o para los psicólogos-economistas de esta corriente la explicación del “extraño” comportamiento de los fabricantes de juguetes es muy simple. El punto de partida es reconocer el problema que afecta y agobia a los fabricantes de juguetes: la alta estacionalidad de la demanda de sus productos. Es evidente que en los meses previos al final del año la demanda de juguetes crece continuadamente hasta alcanzar un pico en el periodo navideño, para luego caer profundamente de forma repentina en enero y febrero hasta recuperar una cierta estabilidad más adelante a lo largo de la primavera y el verano hasta que, hacia el mes de octubre, comienza de nuevo la fase expansiva de su ciclo. Sin duda que una gran política de ventas sería aquella que les “facilitase” o suavizase el tránsito post-navideño. Y es aquí donde la psicología de la influencia y la persuasión ha venido a echarles una mano a esos fabricantes dando origen al fenómeno que estamos analizando.

Una tendencia cotidiana y ubicua que la psicología ha resaltado es la necesidad de coherencia y consistencia en nuestros comportamientos que experimentamos los seres humanos en general. Sencillamente sucede que los grupos en los que los individuos pueden confiar más los unos en los porque tienen esa compulsión a ser consistentes o coherentes en sus comportamientos tienen una ventaja evolutiva frente a los grupos en que nadie se puede fiar de los otros porque no se da en ellos esa pulsión a la consistencia o la coherencia. Esa tendencia a la consistencia no sólo es probablemente genética sino que es reforzada por la educación. Así es de lo más habitual que los padres eduquen a sus hijos en la necesidad de que han de ser coherentes consigo mismos, fieles a lo que han dicho, mantenido o hecho.

Y ahora… pongámonos en la piel de un padre que, a lo largo de los meses de octubre, noviembre y diciembre, se ha comprometido repetidamente a regalar a su hijo el chisme o cachivache que le dice que más le “gusta”, o mejor dicho, que más le “dicen” a su hijo desde la televisión que le “debe” o le va a gustar. No es necesaria mucha imaginación para ver a ese padre prometiéndole una y otra vez a lo largo de esos largos meses, que sí, que tendrá ese juguete, si el niño o la niña se “porta” bien.

Pero, ahora, hay que seguir poniéndose en la piel de ese mismo padre cuando llegada la semana antes de Navidad comprueba con desesperación que no va a ser capaz de ser fiel a su compromiso con su hijo pues el dichoso juguete ha desaparecido del mercado pues no está por ninguna parte, sea cual sea el esfuerzo que haga por hallarlo. Con pesadumbre, entonces, sólo le queda una opción: comprar otro juguete que con seguridad no hará tan dichoso a su hijo pues no es ése tan deseado por él. ¡Malditos fabricantes de juguetes!. ¿No?.

Pero, ya han pasado las fiestas de Navidad… y de Reyes. Y con ellas, de alguna manera, también el mal trago que supuso el que el niño no tuviera el regalo prometido, con todas sus consecuencias. Pero, entonces, algo mágico sucede cual es que esos deseados juguetes que, dos o tres semanas antes eran inencontrables, aparecen como por brujería de nuevo en las jugueterías. A lo que se ve, parecería que los fabricantes de juguetes no han parado de “currar” como posesos ni en Nochebuena ni en Navidad ni en Nochevieja ni en Reyes para así satisfacer esa demanda en exceso que de sus artículos más deseados hacían los compradores. Han tardado, eso sí, unos días, pero por fin ya la pueden satisfacer.

Y, entonces, ¿qué ocurre?… pues algo muy simple y esperable. La llegada de los stocks de esos juguetes les permite a esos padres que se habían revelado inconsistentes ante sus hijos y ante sí mismos enmendar su falta de consistencia. Eso sí, para hacerlo se ven obligados a gastarse más dinero en juguetes de lo que habían previsto. Podría decirse que al final todo el mundo gana gracias a esa política de las empresas de (voluntariamente) no sacar a la venta antes de Navidades todos los juguetes que tienen almacenados, pues nadie sensato puede creerse que los han producido en los días de Navidad, y enjugar así el exceso de demanda que crean “artificialmente”.

Ganan los padres, tranquilizados en su fuero interno por haber sido consistentes; los niños, contentos por tener muchos más regalos de lo esperado, Y sobre todo, los fabricantes de juguetes y las jugueterías contentos como unas pascuas a tenor de los ingresos suplementarios que les permiten pasar más suavemente la temporada baja de sus productos.

Esta explicación cuenta, además, con una “justificación” añadida, cual es que “explica” el porqué aún acabadas las Navidades las empresas de juguetes siguen haciendo anuncios desaforadamente. Esto, que podría parecer absurdo, pues ya habría acabado en principio la temporada alta de regalos, encuentra en la nueva perspectiva que aquí se da una fácil justificación. Es necesario seguir publicitando ésos, los más deseados juguetes, para que los niños sigan siendo conscientes tanto de su existencia como del incumplimiento por parte de sus padres de sus promesas, y así desencadenar o incentivar el que los padres se pasen por las jugueterías a resolver su malestar comprándolos.

Pero puede que haya padres que no se sientan demasiado satisfechos con todo este asunto. ¿Qué solución podrá dárseles?. Pues sólo una: ser conscientes de que la causa última del fenómeno está en esa necesidad de consistencia de los seres humanos y actuar ….consecuentemente. O sea, buscar consistentemente no “comprometerse” y obligarse a ser consistentes. O dicho de manera más fácil: nunca comprometerse con los propios hijos a hacer determinados regalos. Fácil, ¿no?.

Fuente: Oikonomia

Anuncios

Cómo evitar fraudes en opciones binarias

Cómo evitar fraudes en opciones binarias

Cómo evitar fraudes en opciones binarias

Categoría 'Estafas' en ahorroactivo.wordpress.comEl trading en opciones binarias es un gran reclamo para todo tipo de personas que buscan una alternativa para aumentar sus ingresos y darle rentabilidad a sus ahorros. Este comercio ofrece un buen rendimiento del capital a corto plazo y la mecánica de inversión es realmente sencilla. Cualquiera que esté dispuesto a recibir la educación y formación adecuada podrá obtener excelentes resultados en este mercado. Sólo hay que saber dónde y cuándo invertir.

Sí navegamos por Internet encontraremos una amplia selección de brókers para comerciar en opciones binarias. De hecho, cada día hay más donde elegir. Pero hay que tener cuidado ya que no todo es tan bonito como parece, hay brókers que pueden perjudicarnos gravemente. Sin darnos cuenta, podemos caer en un engaño, así que hay que andarse con tiento a la hora de escoger una plataforma de trading y no optar por la primera que nos parezca honesta.

Aunque pueda parecer que los fraudes o estafas en Internet sólo se dan en casos aislados lo cierto es que es mucho más común de lo que parece. Basta con echar un vistazo a la red para encontrar todo tipo de testimonios de personas que han caído en manos de alguna de estas compañías que sólo buscan engañar a sus clientes.

Los fraudes en opciones binarias

El objetivo de estas estafas es sustraer los fondos de los inversores de manera fraudulenta. En un bróker de dudosa fiabilidad un inversor puede perder su dinero y lo peor de todo es que no tendrá la posibilidad de emprender acciones legales para poder recuperarlo. Por lo general estas compañías utilizan dos vías para hurtar el capital invertido, quitándoselo de la cuenta directamente o manipulando los análisis de los mercados.

Esta segunda opción es mucho más sutil, ya que es el propio inversor el que pierde el dinero invertido por realizar una predicción errónea. Obviamente, sí ocurre una vez no pasa nada pero cuando las pérdidas persisten el inversor se da cuenta de que hay algo que no está bien y empiezan las sospechas. Para entonces, la cantidad de dinero perdida puede ser importante.

Cómo evitar caer en una estafa

Para evitar que nos ocurra, una de las cosas que deberíamos hacer nada más registrarnos en un bróker online es verificar sí la empresa es real y si tiene una dirección física. Hay muchas empresas fraudulentas así que algo a tener muy en cuenta es la regulación, sí el bróker está regulado y disfruta de una licencia vigente para operar es un punto a favor para empezar a confiar el mismo.

Conviene saber que cuando una empresa fraudulenta nos convierte en sus víctimas es prácticamente imposible, por no decir imposible, recuperar la inversión. Todas estas compañías lo tienen todo muy bien pensado, utilizan IPs falsas, se establecen en paraísos fiscales y utilizan todo tipo de métodos para ocultar sus datos.

Precauciones

Hay pautas que conviene seguir para que la elección del bróker sea adecuada y unos puntos muy importantes a tener en cuenta para evitar las estafas.

Ganancias fijas: No hay que confiar en empresas que ofrezcan ganancias fijas ya sean al mes o anuales. En el comercio de opciones binarias a veces se gana y a veces se pierde, una empresa nunca puede garantizarnos unos beneficios fijos. Tampoco hay que creer a aquellos brókers que ofrecen una rentabilidad excesivamente elevada.

Regulación: Un bróker que no esté regulado debería desaparecer directamente de nuestra selección de brókers posibles. Si no está regulado es preferible desconfiar.

Evitar los brókers situados en paraísos fiscales. Con esto no quiero decir que todos los brókers que se encuentran en paraísos fiscales sean un fraude, pero más vale prevenir. A menudo muchos de estos brókers pagan los beneficios a sus inversores cuando son pequeñas cantidades de dinero, pero cuando el capital aumenta dejan de hacerlo.

Qué hacer en caso de estafa

Desgraciadamente en estos casos poco se puede hacer. Sin embargo, aunque no podamos hacer nada por nosotros mismos sí podemos advertir al resto de usuarios de Internet para que no caigan en la misma estafa. Hay quienes reclaman pero en la mayoría de casos no sirve absolutamente para nada ya que los timadores suelen tener bastante experiencia en este terreno y saben perfectamente cómo ocultarse para no ser descubiertos.

De ahí que sea tan importante tomar las precauciones necesarias para no caer en un fraude.

Fuente: Opciones binarias

Comunidades de vecinos: ¿Qué hacer si el banco se convierte en moroso?

Comunidades de vecinos: ¿Qué hacer si el banco se convierte en moroso?

Comunidades de vecinos: ¿Qué hacer si el banco se convierte en moroso?

Categoría 'Estafas' en ahorroactivo.wordpress.comLa crisis actual de la economía española y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria está dejando situaciones cada vez más difíciles de encajar. Una de ellas tiene que ver con el efecto de los desahucios y los impagos de hipotecas, una circunstancia que está convirtiendo a muchos bancos en propietarios de pisos ‘a la fuerza’. El problema es que la nueva titularidad lleva aparejada obligaciones que las entidades financieras muchas veces no asumen, como por ejemplo, el pago de las cuotas de la comunidad de propietarios, según denuncian diversos administradores de fincas.

Los bancos ‘se desentienden bastante de sus obligaciones cuando pasan a ser propietarios’, lo que obliga a las comunidades a iniciar acciones legales. Antes de ponerse en manos de abogados, lo normal es hacer a la entidad una reclamación amistosa. El problema es que en la mayoría de las ocasiones lo que nos encontramos son entidades ‘muy grandes en la que es muy difícil encontrar un interlocutor’. Por eso, solo hay una reacción por parte del banco una vez que la comunidad le denuncia.

Para la comunidad de propietarios es un grave perjuicio tener unos o varios vecinos que no afrontan el pago de las cuotas comunitarias. Esta situación puede causar ‘agravios evidentes con los vecinos que sí que cumplen con sus obligaciones frente a la comunidad’.

Ante esta situación lo mejor es interponer una ‘demanda de juicio monitorio’, procedimiento jurídico que suele ser algo más rápido de lo habitual. El objetivo es lograr una reacción por parte del banco. En la práctica totalidad de las ocasiones los bancos terminan por pagar la cantidad adeudada pues los vecinos tienen todos los fundamentos jurídicos a su favor. La cuestión es que hay que iniciar la acción judicial para desencadenar la respuesta por parte de la entidad financiera.

En todo caso, aunque el procedimiento es más rápido de lo habitual, la justicia es lenta y lo normal es que, desde que la comunidad inicia las acciones hasta que cobra, puedan transcurrir entre 6 meses y un año. Además, los bancos ‘morosos’ también se están haciendo cargo de las costas y están abonando los intereses de demora correspondientes.

La cantidad que tendrán que movilizar los vecinos para iniciar una acción judicial dependerá del importe que deba el banco. La reclamación judicial tiene más visos de prosperar si es contra el banco que contra un vecino particular, pues la solvencia de la entidad financiera está más que contrastada en prácticamente todas las ocasiones.

Fuente: finanzas.com

Empeñar nuestro coche, una buena manera de perder dinero

Empeñar nuestro coche, una buena manera de perder dinero

Empeñar nuestro coche, una buena manera de perder dinero

Categoría 'Estafas' en ahorroactivo.wordpress.comLa difícil situación por la que atraviesan numerosas familias y ahorradores hace que les sea necesario buscar nuevas vías para inyectar liquidez a sus depauperadas economías. En este contexto, el empeño de coches se sitúa como un método en alza para la financiación alternativa o extrabancaria, para la consecución de liquidez inmediata para tapar agujeros en economías maltrechas, algo muy común en la actualidad. Y así lo refiere una nota de prensa remitida por Gedesco, una de las innumerables empresas que se dedican a este nuevo y lucrativo mercado, terriblemente arriesgado para los consumidores, pariente de los microcréditos.

A través de esta fórmula, dice Gedesco, se han puesto en circulación 1,3 millones de euros para consumidores durante el primer semestre del año 2013. ‘En este sentido, esta vía de financiación ha experimentado un crecimiento del 51% respecto al mismo periodo del año anterior’. Detrás de este incremento, el fenómeno de exclusión financiera que afecta a cada vez más ciudadanos, incapaces ya de poder dirigirse a su banco ávido de abuso.

Así que han surgido como setas un montón de chiringuitos que en su mayor parte operan a través de internet y, en muchos casos, se preocupan bien de promocionarse como ‘no somos entidades financieras’, lo que les excluye de ser supervisados por las autoridades correspondientes. Pero su funcionamiento se parece mucho al de un microbanco, usurario además. El negocio está ya inventado; el consumidor deja su vehículo en prenda al prestamista, que le ingresa una cantidad, generalmente entre un 40 y un 70% del valor de tasación del coche a fecha del empeño.

Alivio inmediato. Y, a partir de ahí, comienza la cuenta atrás para perder dinero. El plazo de devolución del préstamo no supera los dos meses, y el interés más habitual oscila entre el 10 y el 20%, esto es, un TAE hasta de tres cifras que supone un interés más que abusivo: usurero. Si el consumidor no es capaz de asumir la cuota que se le impone, pierde su vehículo. Y, probablemente, ese dinero prestado, ya invertido en otro gasto. El problema financiero no se ha solucionado, y el consumidor pierde una herramienta de trabajo y vida con la que el prestamista puede obtener beneficio futuro.

Venta con recompra

Estos chiringuitos pueden promocionarse como entidades no financieras porque, básicamente, lo que hacen firmar al consumidor que empeña su coche es un contrato de compraventa con opción de recompra. Esto es, desde el momento en que el coche se empeña, el usuario ya ha perdido su propiedad, y sólo la recuperará abonando ese depósito más el interés referido… Ah, y unos gastos ‘de aparcamiento’ que la entidad también cobra por tener el vehículo depositado en sus instalaciones.

Ha surgido una nueva versión, que está muy de moda en las ofertas de empeño de coches que se anuncian en estos días, que se basa en ‘empeñe y siga conduciendo’. La derivación es sencilla; el consumidor sigue vendiendo su coche, sigue teniendo la opción de recompra a base de recargo, y el prestamista le ofrece un alquiler durante el tiempo que tenga el vehículo en prenda, que suele oscilar entre los 300 y los 400 euros mensuales. Otro gasto más a añadir en la operación.

En fin, consumidores con problemas económicos, autónomos de reciente constitución, familias en espiral de sobreendeudamiento, presentan una mayor demanda de este servicio, y engordan las previsiones de crecimiento de estos chiringuitos. Según las estimaciones realizadas por Gedesco, el empeño de vehículos en España podría generar 2,5 millones de euros al cierre del año 2013. A costa de ciudadanos con problemas; mucho cuidado con esto.

Fuente: La economía de los consumidores

‘Mis ahorros, su botín’ (El Documental)

Categoría 'Estafas' en ahorroactivo.wordpress.comDocumental sobre las últimas estafas bancarias en España, la especulación financiera y su repercusión en la sociedad y en el pequeño ahorrador.

Fiel reflejo sobre los fraudes que sufren los ahorradores en España, dirigido por Borja Casal, en colaboración con AudioviSol y producido por ADICAE. Se grabó hace más de un año y sigue estando de plena vigencia.

El timo del ‘WhatsApp para PC’

El timo del 'WhatsApp para PC'

El timo del ‘WhatsApp para PC’

Categoría 'Estafas' en ahorroactivo.wordpress.comEn el punto de mira por sus constantes problemas de seguridad y conectividad, WhatsApp se ha convertido en la plataforma de mensajería instantánea más utilizada pero más criticada. Mamando el éxito en los dispositivos móviles, algunos de sus competidores como Line, que cuenta con más de 230 millones de usuarios en todo el mundo, optó por ofrecer nuevas funcionalidades como la oportunidad de descargarse un programa para ser utilizado directamente en el ordenador personal.

Esa necesidad de estar hiperconectado está siendo utilizado por los ciberdelincuentes para propagar un nuevo timo. Se trata de un programa que se instala en el PC y MAC y que, supuestamente, permite utilizar la cuenta de WhatsApp en este entorno. ‘WhatsApp en tu PC’, reza la oferta recogida por una página web que contiene un enlace en el que anima al usuario a descargar la aplicación.

En dicha oferta se asegura que ‘ahora WhatsApp Messenger está disponible para ordenador’ y ‘funciona de maravilla’. Para comenzar a utilizarlo se requiere de introducir una serie de datos, como el número de teléfono. Una vez realizada esta operación el usuario recibirá un mensaje de texto que incluye una dirección desde donde descargar el programa.

Ese mensaje tiene un coste de 1,7 euros. Una vez activado, el usuario recibirá nuevos y reiterados mensajes de texto explicativos acerca de cómo seguir los pasos para descargarse el programa. Además, darse de baja tiene un coste de hasta 7 euros y el supuesto proceso total puede llegar a ascender a 40 euros.

Los expertos recuerdan que se trata de una estafa, ya que desde la compañía desarrolladora de WhatsApp han asegurado en reiteradas ocasiones que, de momento, no cuentan con una extensión para ordenador.

Fuente: abc.es