Libro ‘Consumir menos, vivir mejor’ de Toni Lodeiro

Libro 'Consumir menos, vivir mejor' de Toni Lodeiro

Libro ‘Consumir menos, vivir mejor’ de Toni Lodeiro

Categoría 'Ahorro puro y duro' en ahorroactivo.wordpress.com‘Consumir menos, vivir mejor’ tiene 500 páginas y cubre temas como el papel de las multinacionales, autogestión de la salud, simplicidad de vida, trabajo, energía, agua, basuras, alimentación, soberanía alimentaria, limpieza e higiene, partos, doulas, crianza, ocio, dinero ético, turismo, bioconstrucción, cooperativas, sofware libre y más.

A pesar de ser un libro escrito en el año 2008, su información y datos no se han quedado obsoletos y siguen siendo válidos y prácticos, aunque se puede ampliar más porque son todos temas muy actuales.

¿Qué saco yo en limpio?

  • Al analizar nuestros hábitos de vida, nos damos cuenta de cómo ‘el sistema’ (leyes, culturas, intereses económicos…) dirige nuestra vida y nuestros actos concretos.
  • Ver que muchas cosas ‘normales’ son ‘mandatos sociales’ y no deberes universales, nos ayuda a soltar lastre, librándonos de falsas necesidades.
  • Si nuestro entorno mejora (o se degrada más lentamente, según los casos), será más agradable vivir en él.
  • Ahorrar dinero.
  • Tener más tiempo para las cosas que nos gustan.
  • Conocer gente y hacer nuevas amistades.
  • Aprender cosas nuevas, nuevas aficiones o vocaciones.
  • Ganar salud.

Descargar el libro: www.nodo50.org

Anuncios

¿Cuándo y cómo hay que descongelar el frigorífico?

¿Cuándo y cómo hay que descongelar el frigorífico?

¿Cuándo y cómo hay que descongelar el frigorífico?

Categoría 'Eficiencia energética' en ahorroactivo.wordpresEl frigorífico es uno de los electrodomésticos básicos e indispensables en un hogar, y también uno de los que más energía consume. Por eso, conviene aplicar todas las medidas que busquen sacarle el mayor provecho y alargar su vida útil. Una de ellas consiste en descongelarlo con cierta periodicidad.

¿Cuándo hay que hacerlo?

En general, cuando en las paredes del congelador se forme una capa de hielo de más de medio centímetro (5 milímetros) de espesor, o cuando se haya acumulado en los espirales del compresor. Se estima que una buena frecuencia de descongelado es una vez cada seis meses.

La importancia de descongelar la nevera radica en que, cuando estas capas de hielo cubren las paredes, el motor debe trabajar más para alcanzar las mismas temperaturas y, por lo tanto, gasta más energía.

Existen frigoríficos que cuentan con el sistema llamado no frost, que quiere decir literalmente “sin hielo”. Este mecanismo incluye un ventilador que distribuye el aire frío de forma homogénea por el congelador e impide que la humedad se condense en las paredes y otras superficies internas. La gran ventaja es, por supuesto, que no hay que descongelar de manera manual, pero también tiene un lado negativo: estos aparatos consumen hasta un 35% más de energía.

Pasos para realizar el descongelado

Descongelar la nevera es muy sencillo. Hay que tener en cuenta que es una tarea que por lo general lleva al menos un par de horas.

Así que lo idóneo, antes de hacerlo, es consumir todos los alimentos que se tengan guardados en el congelador, o bien ya dejarlos fuera para consumir ese mismo día o en los siguientes. Si esto fuera imposible, habrá que tomar precauciones para evitar que los productos se descongelen (meterlos en otro congelador o guardarlos en un recipiente rodeados de hielo), ya que si se corta esa cadena de frío, se echarán a perder.

Luego se debe desconectar el aparato y esperar a que el hielo se derrita. Este proceso se puede acelerar con un truco simple: introducir recipientes con agua caliente en el congelador. Otra posibilidad es pasar sobre las superficies cubiertas de hielo paños empapados en agua caliente. O incluso se puede aprovechar el aire caliente de los secadores para el cabello. Si se opta por esta última alternativa, hay que extremar las medidas de seguridad, ya que si el frigorífico está conectado a la red eléctrica y entra en contacto con el agua, puede ocasionar problemas importantes e incluso poner en riesgo la vida de la persona que lo manipula.

Sugerencias para el descongelado del frigorífico

Lo que se debe evitar es el empleo de cuchillos, destornilladores u otras herramientas para fracturar o despegar el hielo de las paredes o espirales de la nevera. Estas piezas podrían afectar al aparato o a las manos de quien trabaje con ellos. Si eso ocurriera, el intento de ganar unos minutos tendría como consecuencia daños mucho más importantes.

Una medida importante es colocar papeles de periódico (o de otro tipo, siempre que sea muy absorbente) en el suelo, para evitar que el agua se esparza y provoque averías o accidentes. Del mismo modo, se pueden utilizar papel, paños o esponjas para quitar el agua del interior del frigorífico y del congelador.

Por supuesto, cuando se descongela la nevera es el momento óptimo para realizar una limpieza a fondo, que elimine cualquier resto de comida o suciedad que quede en su interior y acabe también con los malos olores.

Una vez que todo el hielo se ha derretido y el interior del frigorífico está limpio, se puede poner de nuevo en funcionamiento. Antes de hacerlo, conviene asegurarse de que todo esté seco. Luego se enchufa el aparato a la corriente eléctrica y se regula la temperatura. Lo recomendable es dejar que la nevera se enfríe durante un cuarto de hora antes de guardar los alimentos en su interior.

Fuente: Eroski Consumer

Consejos para que tu aire acondicionado no te arruine

Consejos para que tu aire acondicionado no te arruine

Consejos para que tu aire acondicionado no te arruine

Categoría 'Eficiencia energética' en ahorroactivo.wordpresEl aire acondicionado pasa de ser un lujo en algunos países a ser una necesidad en el nuestro, aunque tras las últimas subidas de la tarifa eléctrica me temo que volverá a ser un lujo para mucho, para evitarlo os dejo unos consejos para ahorrar:

  1. Cambias o limpia el filtro. Deberías hacerlo cada pocos meses, y más si alguien en casa tiene problemas para respirar, como alergias o asma. En cualquier caso, como máximo, cámbialo cada año y asegúrate un aire más limpio y sano.
  2. Limpia los ventiladores de fuera, puerta de salida del aire caliente, para evitar atascos y roturas.
  3. Si tu modelo te lo permite, vigila los niveles de gas. Si no te fuera posible, haz que un profesional los compruebe cada cierto tiempo, así como que compruebe si hay fugas. El gas ni se gasta ni se estropea, por lo que en condiciones normales de funcionamiento no es necesario rellenarlo. Si baja el nivel es porque hay una fuga que necesita reparación. Es muy importante identificar la causa de la bajada del rendimiento, primero limpiando el equipo y observando si rinde más, y después prestando atención a una posible escasez de gas, ya que ésta puede provocar un sobrecalentamiento del compresor de fatales consecuencias.
  4. Comprueba la salida del condensador. Límpialo al finalizar cada estación.
  5. Vigila que los cables estén en perfecto estado y que la factura eléctrica no suba en exceso a causa del aparato (esto podría indicar una avería existente… o próxima).
  6. Úsalo razonablemente, siempre es mejor enfriar la casa con el aire de la noche y evitar que se caliente por el día cerrando las persianas.

Fuente: Blog Euribor

Necesitamos obtener más, con menos

Categoría 'Eficiencia energética' en ahorroactivo.wordpresSomos 6,5 mil millones de personas en el planeta Tierra. Para el año 2030, seremos cerca de 8,3 mil millones. Con este aumento de la población mundial, nuestro consumo energético será mayor y esto agotará los recursos existentes, afectando también a nuestro clima… Se calcula que para el año 2030, la tasa de demanda energética aumentará hasta un 53%, lo que haría crecer las emisiones de CO2 en todo el mundo en un insostenible 55%.

Ahorra repostando con aceite de girasol en tu coche diesel

Categoría 'Autosuficiencia' en ahorroactivo.wordpress.comTodos hemos oído hablar que el aceite vegetal sirve como combustible… pero poca gente se fía de esto. Atreverse a repostar con aceite vegetal en un coche que te ha costado un buen esfuerzo conseguir es una decisión dura. Con la falta de información, es lógico tener miedo a que se produzca una avería.

El autor de este vídeo sabe que esto funciona, y quiere compartirlo con el público, y no ha dudado en usar su propio coche para demostrar que el aceite vegetal es un combustible apto. Y no sólo no se va a romper, sino que limpia y lubrica el motor mejor aún que el mismo gasoil.

Esta variante de biocombustible que es usar aceite vegetal sin procesar se conoce como ‘aceite directo’ o SVO en inglés (straight vegetal oil).

El aceite usado en esta ocasión es de girasol, que no ha sido sometido a ningún proceso: se vierte directamente en el depósito. El coche tampoco necesita ninguna modificación. Sin embargo, esto tiene dos limitaciones:

Sólo puede usarse en lugares que tengan temperaturas diurnas iguales o mayores a 25ºC, por lo tanto estamos hablando de zonas cálidas del planeta y además en la estación calurosa. Si lo usamos con temperaturas mas bajas, el aceite se vuelve viscoso y, aunque vaya diluido al 50% con gasoil, el motor puede sufrir mal funcionamiento por falta de fluidez en el combustible.

La segunda limitación es que, incluso con esas temperaturas de más de 25ºC, no debe superarse un porcentaje de aceite del 50%. El resto debe ser gasoil, biodiesel, o una mezcla de ambos.

Al usar aceite, además de ahorrar un poco de dinero y generar menos contaminación, estamos cuidando el motor de nuestro coche.

También pagarás menos impuestos… pero a cambio ayudas a que se mantenga gente que vive de un trabajo honesto: Agricultores, fitosanitarios y abonos, transportistas, almazaras, comerciantes, artes gráficas…

Esto no tiene nada de extraordinario: El motor diesel se diseñó en un primer momento para hacerlo funcionar con aceite vegetal. Hace unos pocos años una directiva europea ordenó suprimir ciertos lubricantes en los combustibles, lo que obligó a los fabricantes de coches a modificar los motores haciéndolos todavía mas aptos para el biodiesel y el aceite ‘directo’.