¿Es la innovación financiera dirigida a los pequeños inversores beneficiosa para ellos?

¿Es la innovación financiera dirigida a los pequeños inversores beneficiosa para ellos?

¿Es la innovación financiera dirigida a los pequeños inversores beneficiosa para ellos?

Las tristemente famosas participaciones preferentes, los ‘depósitos estructurados’, o las hipotecas denominadas en divisas extranjeras, son algunos ejemplos de innovaciones financieras recientes puestas a disposición de los pequeños inversores españoles. En esta entrada me gustaría aclarar cómo las innovaciones financieras pueden beneficiar a los pequeños inversores, para luego evaluar si estos potenciales beneficios se han materializado en el caso de algunas de estas innovaciones recientes.

Un contrato financiero es, esencialmente, una forma de transferir consumo en el tiempo y entre distintos posibles escenarios futuros (o ‘estados de la naturaleza’ en la jerga económica). Por ejemplo, supongamos que Juan tiene hoy un empleo, pero le preocupa perderlo el año que viene. Supongamos también que el único producto de inversión al que Juan tiene acceso es un depósito a plazo, el cual le da la posibilidad de depositar parte de su salario en una entidad financiera a cambio de recibir una determinada cantidad de dinero el año que viene. Este depósito permite a Juan transferir parte de su consumo de hoy al año que viene. Esta posibilidad es atractiva para Juan, porque no está claro que el año que viene vaya a tener el ingreso necesario para realizar ese consumo de otro modo.

Ahora bien, la razón por la que Juan quiere transferir consumo al año que viene es el riesgo de perder su empleo. Si no lo pierde, no le haría tanta falta ese dinero ahorrado, mientras que le sería esencial si lo pierde. Un producto de inversión que ofreciera una alta rentabilidad si Juan pierde su empleo, a cambio de una rentabilidad menor si no lo pierde, permitiría a Juan transferir consumo entre estados de la naturaleza de manera no posible con el depósito a plazo, por lo que se consideraría una innovación financiera. Más aún, esta innovación financiera sería potencialmente beneficiosa para Juan.

¿Son los depósitos estructurados o las hipotecas en divisa extranjera innovaciones financieras que permitan satisfacer demandas de los hogares relativas la transferencia de consumo entre estados de la naturaleza?.

Los depósitos estructurados tienen distintas formas, pero, generalmente, garantizan el 100% del capital invertido y su rentabilidad depende del comportamiento de uno o varios activos. Por ejemplo, un depósito estructurado comercializado a día de hoy por una entidad financiera española ofrece, básicamente, la devolución del capital invertido en un plazo de 18 meses más un interés que es mayor si los precios de las acciones tanto de Telefónica como de Inditex son mayores al vencimiento que en la fecha de suscripción y menor si alguno de los dos precios es menor. ¿Qué hogares están interesados en transferir consumo de escenarios en los cuales o bien a Inditex o bien a Telefónica les va mal a escenarios en los cuales a las dos empresas les va relativamente bien?.

Si pensamos en las hipotecas en divisa extranjera: ¿Qué parejas jóvenes estarían interesadas en que las cuotas de su hipoteca (y, por tanto, su consumo) dependan de la cotización del yen?. ¿A qué riesgo estarían expuestas estas parejas contra el que este instrumento financiero les permitiría asegurarse?.

Ahora bien, que estas innovaciones no satisfagan necesidades de transferencia de consumo entre estados de la naturaleza no implica que sean perjudiciales para los ahorradores. Por el contrario, estas innovaciones podrían ser beneficiosas para los ahorradores si éstos recibieran una compensación atractiva por el riesgo al que se exponen al invertir en ellas. De hecho, el reclamo de las hipotecas en yenes en España era, precisamente, el que se ofrecían a tipos de interés menores.

El problema es que, en muchos casos, a los inversores individuales les es extremadamente difícil determinar el riesgo de productos financieros relativamente complejos y si la compensación que están recibiendo por asumir ese riesgo es suficiente. ¿Cuál es la probabilidad de que los precios de las acciones de Inditex y Telefónica hayan subido a fecha de vencimiento?. ¿Cuándo le será más útil (y cuánto más) el dinero al ahorrador: si el precio de las dos acciones sube o si baja alguno?. Por tanto, podría darse el caso de que inversores individuales acepten compensaciones insuficientes por el riesgo. El problema podría magnificarse si algún intermediario descuidado no detectara esta mala evaluación del riesgo por parte de los inversores individuales (y por tanto no les alertara de ella) o, peor aún, si alguno malicioso sí se apercibiera de esa subestimación del riesgo e intentara aprovecharse de ella mediante un marketing agresivo de la innovación financiera.

¿Qué evidencia tenemos acerca del impacto sobre los inversores individuales de la aparición de innovaciones financieras como las descritas?. No mucha y no muy positiva, como ilustra un artículo de Brian J. Henderson y Neil D. Pearson en el que estos investigadores analizaron unos productos financieros llamados SPARQS, introducidos en EE.UU. en 2001 y similares a un depósito estructurado, y encontraron un resultado impactante: los inversores minoristas que adquirían estos productos financieros estaban pagando por ellos un 8% más que su valor (en concreto, era posible crear una combinación de activos que generara los mismos pagos que los SPARQS -por tanto, con el mismo riesgo y rentabilidad esperada- por un coste de 100 euros, mientras que la entidad emisora cobraba a los inversores 108 euros por los SPARQS). Este margen es bastante sorprendente, pero más aún lo es el que, bajo supuestos razonables acerca del comportamiento de las acciones que determinaban la rentabilidad de los SPARQS, el rendimiento esperado de éstos era, de hecho, menor que el que podía ofrecer un activo sin riesgo. Puesto que los posibles beneficios en términos de transferencia de riesgo entre estados de la naturaleza provenientes de los SPARQS podrían ser, con suerte, pequeños, Henderson y Pearson concluyen que no parece posible que los SPARQS fueran adquiridos por inversores conocedores del riesgo de estos instrumentos financieros. Otros investigadores han encontrado resultados generalmente negativos acerca de los beneficios de productos estructurados para los inversores individuales.

Estudios como los de Henderson y Pearson aportan evidencia indirecta de que los pequeños inversores no son conscientes de los riesgos a los que se exponen al invertir en innovaciones financieras. El aluvión de procesos judiciales en España, en los que los inversores en preferentes o deudores de hipotecas en moneda extranjera han argumentado que no fueron alertados suficientemente del riesgo al que se exponían, puede considerarse (dada la frecuencia de las sentencias en favor de los inversores) como evidencia directa de ese desconocimiento, así como de los potenciales incentivos perversos de las entidades financieras.

Por supuesto, no todas las innovaciones financieras han sido perjudiciales para los hogares. Por ejemplo, las tarjetas de crédito (si bien pueden generar problemas de sobre-endeudamiento a algunos hogares) o los fondos de inversión (aunque reporten beneficios menores que los que uno esperaría) es probable que hayan constituido un beneficio neto para los inversores.

No obstante, los casos ilustrados en esta entrada sugieren que la regulación de la innovación financiera dirigida a pequeños inversores puede ser sustancialmente mejorada.

Fuente: fedeablogs.net

Cómo abrir una cuenta bancaria en Suiza

Cómo abrir una cuenta bancaria en Suiza

Cómo abrir una cuenta bancaria en Suiza

Categoría 'Asesoramiento bancario' en ahorroactivo.wordpress.comDesde hace unos años, debido a la incertidumbre vivida en España por la crisis económica, cada vez son más los inversores y ahorradores españoles que optan por abrir cuentas bancarias fuera de nuestras fronteras. Una de las opciones preferidas por los ahorradores es Suiza; al abrir una cuenta bancaria suiza conseguimos dar refugio a nuestro dinero, ya que las cuentas suizas se consideran unas de las cuentas bancarias más seguras.

Las cuentas bancarias de Suiza ofrecen a sus clientes seguridad y privacidad ya que la regulación en Suiza obliga a las entidades bancarias a mantener un registro de sus clientes pero les prohíbe compartir la información con nadie, excepto con el mismo cliente. El secreto bancario en Suiza se rige exclusivamente por el derecho civil, lo que permite a los clientes presentar reclamaciones por daños y perjuicios contra cualquier banco que no mantenga la confidencialidad y privacidad de sus clientes. Sin embargo, todo esto de la confidencialidad esta cambiando debido a sentencias judiciales y a nuevos acuerdos internacionales contra el blanqueo del dinero.

¿Qué hace que nuestro dinero esté tan seguro en un banco suizo?

La protección de los depositantes de ahorros en Suiza se rige por el Acuerdo de Protección de los depositantes de la Asociación Suiza de Banqueros (SBA). La protección de los depositantes es vital para mantener la confianza en el sistema bancario suizo, y por ello, la SBA ha establecido un acuerdo que garantiza, en caso de quiebra de un banco, que los depositantes recibirán rápidamente sus depósitos legalmente protegidos.

Además, como medida de seguridad adicional, la legislación suiza exige una alta solvencia a cualquier entidad financiera, de ahí que los bancos suizos se encuentren entre los más seguros del mundo.

¿Cuál es el procedimiento para abrir una cuenta bancaria en Suiza?

El procedimiento para abrir una cuenta bancaria en la mayoría de entidades bancarias suizas obliga al cliente a cumplir los siguientes pasos:

  1. Demostrar el origen legal del dinero.
  2. Copia autentificada del pasaporte.
  3. Declaración de impuesto, datos de la empresa… documentos que expliquen el origen de sus ingresos.
  4. Información personal básica del cliente: fecha nacimiento, residencia fiscal, información de contacto y nombre.

Además, hay que informar al Banco de España de la apertura de la cuenta en el extranjero a través del formulario DD1 (se puede descargar por Internet). Para la apertura de la cuenta también deberemos presentar el pasaporte o DNI, la última Declaración de la Renta y, si la apertura es por transferencia, el listado de movimientos del banco desde donde se va a realizar.

El primer requisito para que los no residentes en Suiza puedan abrir una cuenta bancaria es que tienen que tener al menos 18 años de edad.

El segundo requisito para abrir una cuenta bancaria en Suiza es el capital necesario. En función de la entidad financiera, el tipo de cuenta y las transacciones que vayan a realizar se exigirá un importe mínimo.

Consultores especializados en clientes de habla hispana como Foster Swiss facilitan todos los trámites necesarios para la apertura de cuentas bancarias personales a distancia y sin necesidad de desplazamientos del cliente desde 1.000 euros de ingreso y teniendo 2 meses para realizarlo, siendo la comunicación a la hora de abrir la cuenta directa entre banco y cliente.

¿Cuánto cuesta abrir una cuenta en Suiza?

Dependiendo del tipo de cuenta que deseemos abrir y de la empresa o despacho especializado al que acuda para realizar dicho trámite el coste de abrir una cuenta bancaria en Suiza será mayor o menor.

¿Qué tipos de cuentas bancarias hay?

Al abrir una cuenta bancaria, es aconsejable contar con un asesoramiento especializado en estos trámites de modo que nos aconsejen qué tipo de cuenta bancaria abrir en función de nuestras necesidades:

  • Cuenta bancaria estándar: personas que desean beneficiarse de los servicios de los bancos suizos, a través de una entrevista con personal del banco y tras verificar su identidad, le aceptará o rechazará como cliente.
  • Cuenta bancaria postal suiza: es la cuenta bancaria más simple que se puede abrir en Suiza, es gratuita si se administra vía Internet, pero debe presentarse en una oficina de correos con el documento de identidad y responder a varias preguntas acerca de la situación financiera.
  • Cuenta bancaria de fondo de inversión: protegen a los inversiones mediante la ampliación de las normas de transparencia y se han reducido los impuesto a pagar para atraer más inversores a un país que ya de por sí es atractivo para guardar el dinero.
  • Cuenta bancaria numerada: el procedimientos para la apertura de este tipo de cuentas es exactamente el mismo que para abrir una cuenta personal o estándar; lo único es que se realizan las transacciones bajo un número o código y no bajo su nombre. Es una medida de seguridad interna para restringir el conocimiento de la identidad del cliente a un pequeño grupo de empleados en el banco.
  • Cuenta bancaria para una empresa: la empresa que tenga su domicilio social en el extranjero y no en Suiza, debe respetar las disposiciones legales de su país de origen. Sin embargo, si el domicilio social se encuentra en un país en el que no realizan ninguna actividad comercial o de fabricación, se les aplican reglas especiales de empresas domiciliarias de Suiza.

¿Cómo ingresar o reembolsar dinero en la cuenta bancaria?

Se puede ingresar o reembolsar dinero en la cuenta bancaria a través de varios mecanismos:

  • Tarjeta de Crédito – Débito.
  • Disposiciones de Efectivo.
  • Cheques.
  • Transferencia Bancaria.
  • Presencialmente en Suiza.

¿Hay una cantidad mínima para abrir una cuenta en un banco de Suiza?

Si que se requiere una cantidad mínima para abrir una cuenta bancaria en Suiza, pero esta varía mucho según el tipo de cuenta bancaria que se abra y según el balance de crédito y depósito de activos del cliente, ya que normalmente los bancos suizos no ofrecen cuentas de ahorro y cuentas corrientes a clientes minoristas con un domicilio en el extranjero.

Se puede abrir una cuenta bancaria desde 1.000 € de depósito, pero para ello será necesario un asesor que nos ayude a encontrar el mejor banco que se adapte a nuestras necesidades.

¿Cómo se realizan transferencias de dinero al banco suizo?. ¿Hay importes máximos?

Para poder realizar transferencias de dinero a nuestra cuenta bancaria, deberemos acudir a nuestro banco habitual y realizar una transferencia internacional a Suiza. La transferencia se llevará a cabo a través de la zona única de pagos en euros (SEPA), que está formada por 33 países, entre ellos Suiza.

No hay límite de importe a la hora de realizar una transferencia a otra cuenta bancaria internacional.

¿En qué banco puedo abrir una cuenta bancaria?

A la hora de elegir en qué banco suizo abrimos una cuenta bancaria, deberemos tener en cuenta que tipo de operaciones vamos a realizar y qué tipo de cuenta necesitamos.

Podemos abrir una cuenta bancaria en Suiza ayudándonos de una consultora internacional Suiza como es Foster Swiss, que nos permite abrir una cuenta bancaria en entidades bancarias y financieras de primer orden. Foster Swiss es especialista en cualquier trámite necesario para poder abrir una cuenta bancaria en Suiza, así como en la elección del banco adecuado a nuestras necesidades debido a su experiencia en el sector bancario. Y la principal ventaja que ofrece, es que con Foster Swiss no es necesario el desplazamiento a Suiza si el cliente no lo desea (ni para realizar ingresos, ni retiradas) sino que lo puede realizar desde el país de origen.

O bien por otro lado, podemos acudir físicamente a grandes entidades bancarias suizas como son UBS o Credit Suisse que controlan el 30% del mercado nacional de depósitos y de créditos.

Fuente: Mejores Opiniones

Empleados de banca reconocen que se engañó a clientes para vender más productos

Empleados de banca reconocen que se engañó a clientes para vender más productos

Empleados de banca reconocen que se engañó a clientes para vender más productos

Categoría 'Asesoramiento bancario' en ahorroactivo.wordpress.comEra un secreto a voces, pero por primera vez se ha puesto negro sobre blanco. Algunos trabajadores de entidades financieras han reconocido que ‘ha habido engaño’ en la información que se ha proporcionado al cliente a la hora de contratar un determinado producto, según pone de manifiesto el estudio ‘¡Hola banco! Me he informado… tenemos que hablar’ realizado por Asgeco.

La Asociación General de Consumidores recuerda que las entidades deben facilitar a todos clientes explicaciones ‘adecuadas y suficientes’ para comprender los términos esenciales de todo servicio bancario ofertado. Y, señala, hay ‘múltiples factores’ que influyen directamente y ‘condicionan la información’ que recibe el consumidor, entre los que menciona la formación de los trabajadores, la intervención de los intermediarios a través de los que se realiza una venta, el interés del cliente por obtener la información completa y la intervención del notario en determinados productos bancarios.

A todo esto añade la falta de conocimiento especializado por parte de los propios trabajadores en relación con la información que se les proporciona a los clientes de las entidades acerca de los diferentes productos. El estudio de Asgeco incide en el hecho de que la información precontractual que se ofrece a los clientes en la mayoría de los casos ‘no es suficiente’ para tomar una decisión informada y comparar productos similares. ‘Además de no ser suficiente, la información que le llega al cliente, en ocasiones, tampoco es clara ni oportuna, lo cual puede tener consecuencias negativas para él en caso de que se decida a contratar el producto. Esto es desencadenado por la falta de especialización de los empleados’, apunta.

Así, Asgeco entiende que las explicaciones ‘no son adecuadas ni suficientes para comprender los términos esenciales del servicio bancario ofertado y adoptar una decisión informada’. También añade que ‘la fuerte presión bajo la que trabajan los empleados de banca es un tema recurrente para justificar o explicar el porqué de la falta de información veraz en algunos procesos de contratación’. En su estudio, la asociación puntualiza que ‘la imagen que los trabajadores de banca transmiten de los clientes es de cierta irresponsabilidad y tozudez, ya que alegan que tienen en cuenta únicamente el mayor tipo de interés, sin valorar los riesgos que conlleva el producto bancario en cuestión’.

Atender las necesidades de la banca

Según consta en el informe, en los últimos años se ha pasado de atender las necesidades del cliente a atender únicamente las de la propia banca. ‘De este modo, las entidades bancarias se han convertido en empresas que se ocupan de vender el mayor número de productos a los clientes, en lugar de ser empresas que prestan servicios y cubren determinadas necesidades’, añade. Así, insiste en que los clientes suelen recordar ‘con cierta nostalgia’ el tipo de relaciones basadas en la confianza y la fidelidad a una misma oficina bancaria o a un trabajador en cuestión.

Fuente: finanzas.com

Para duplicar tu dinero utiliza la regla del 72

Categoría 'Asesoramiento bancario' en ahorroactivo.wordpress.comSe trata de un modo muy simple de calcular aproximadamente cuanto tiempo necesita un capital para duplicarse.

Es tan sencillo como dividir el número 72 por el tipo de interés que obtenemos por nuestro dinero.

La unidad de tiempo que utilicemos para la tasa de rentabilidad será la que apliquemos al resultado.

Unos ejemplos:

Si obtenemos un 4 % anual
72 / 4 = 18
Nuestros ahorros tardarán 18 años en duplicarse

Si obtenemos un 12 % anual
72 / 12 = 6
Nuestros ahorros tardarán 6 años en duplicarse

Si obtenemos un 8 % mensual
72 / 8 = 9
Nuestros ahorros tardarán 9 meses en duplicarse

Es importante darse cuenta que, en una inversión a largo plazo, el doble de rentabilidad no significa el doble de intereses, sino muchísimo más.

La regla del 72 puede usarse también a la inversa, para calcular qué tipo de interés necesitaríamos para duplicar nuestro capital en un período de tiempo deseado.

Por ejemplo, si quiero duplicar mis ahorros en 10 años:
72 / 10 = 7,2
Necesitaré una rentabilidad superior al 7% anual.

Por supuesto, este sencillo cálculo no tiene en cuenta los impuestos inherentes a cualquier inversión ni la subida del nivel de precios.

Recordemos que la inflación afecta negativamente a la rentabilidad que obtenemos, de manera que para obtener la rentabilidad real que supone para nuestro bolsillo una inversión, deberíamos restar a la tasa de rentabilidad el I.P.C. correspondiente.

¿Pagar en efectivo o con tarjeta?

¿Pagar en efectivo o con tarjeta?

¿Pagar en efectivo o con tarjeta?

Categoría 'Asesoramiento bancario' en ahorroactivo.wordpress.comPagar con tarjeta es más cómodo y parece que permite saber mejor en qué se gasta cada céntimo, mientras que al pagar con dinero en metálico se frenan las compras impulsivas.

Tomar un café o coger un taxi resulta sencillo si se tiene dinero en metálico, pero estas situaciones tan cotidianas se complican si se desea hacerlo con tarjeta. La posibilidad de que siempre sea aceptado es la principal ventaja de pagar en efectivo, además de ver cómo se vacía la cartera con cada compra y permitir así frenar el gasto. No obstante, abonar con tarjeta resulta también muy útil, y en especial cómodo, y facilita controlar cada desembolso que se hace, ya que queda siempre registrado. Las ventajas (y sus inconvenientes) de uno y otro sistema de pago se detallan a continuación.

Ventajas de pagar en efectivo

  • Al pagar con dinero en efectivo, siempre es aceptado: es una de sus mayores ventajas frente al dinero de ‘plástico’. Sea cual sea el precio, las monedas y billetes siempre se admiten, y son muy útiles para adquirir artículos u objetos cuyo importe sea pequeño.
  • Es más rápido que pagar con tarjeta, ya que no es necesario acreditarse ni presentar el Documento Nacional de Identidad, ni esperar confirmaciones del banco, etc… Además, los abonos que se hacen a una cuenta bancaria suelen tener como fecha de valor el día hábil siguiente a la operación. En cheques y transferencias, en cambio, puede ser de dos días.
  • Se evitan compras impulsivas e innecesarias. Pagar con billetes y monedas es una práctica recomendada para controlar gastos. Si no se lleva el dinero suficiente, no se pueden realizar compras que responden muchas veces a un capricho momentáneo.

Inconvenientes de pagar en efectivo

  • Llevar encima mucho dinero en efectivo supone un riesgo alto, ya que puede comprometer la seguridad personal. También se puede ser víctima de un hurto tras sacar el dinero del cajero.
  • Guardar dinero en efectivo en casa también supone mucho riesgo. Se puede perder o tirarlo por confusión si no se es cuidadoso.
  • Además (aunque no sólo en el domicilio), es imposible reponerlo por robo o extravío. Si se es víctima de un atraco, o si se pierde, no se puede recuperar nunca. En caso de que el robo se perpetre en el hogar, los seguros cubren sólo hasta una cantidad determinada.
  • Aumenta la posibilidad de fraude con los billetes o monedas. A pesar de los numerosos y sofisticados elementos de seguridad incorporados en los billetes, siempre cabe la posibilidad de que en algún momento den uno falso. A veces también en el cambio entregan monedas extranjeras (de repúblicas centroamericanas, sobre todo) que son muy similares en tamaño y colores a las monedas de uno o dos euros, y que el consumidor no distingue si van mezcladas con el resto de calderilla.

Ventajas de pagar con tarjeta

  • Permite registrar y saber en qué se gasta el dinero. Se tiene un control exacto de cuánto, dónde y en qué se ha utilizado. Hay un registro absoluto de los gastos, que ayuda después (si se desea) a calcular dónde recortar en caso de ser preciso para cuadrar el presupuesto.
  • Es muy cómodo. Con la tarjeta se puede hacer todo tipo de operaciones como pagar y retirar dinero, consultar saldos y movimientos, realizar transferencias, recargar el teléfono móvil, etc… Además, se hace innecesario ir hasta el banco o acercarse al cajero para sacar dinero y poder pagar.
  • Las tarjetas se consiguen con facilidad, sobre todo, las de débito. Cualquier persona que tenga una cuenta en el banco puede tener una tarjeta de ‘plástico’.
  • Se puede comprar al instante. Al contrario que con el dinero en efectivo, no es necesario planificar y estar ahorrando para hacer un gasto grande.
  • Es muy seguro. No tener que ir cargado con grandes cantidades de dinero da mucha seguridad. Y si se pierde la cartera o roban el monedero, basta con llamar y anular la tarjeta antes de que pueda ser utilizada. En este caso, lo más engorroso suele ser tener que hacer las gestiones para recuperar la documentación (DNI, carné de conducir…) que casi siempre se lleva junto a las tarjetas.
  • Es el medio de pago más aceptado para efectuar compras por Internet, en viajes y desplazamientos. Las tarjetas son las más usadas para alquilar un coche, comprar un billete de avión o reservar una habitación de hotel.

Inconvenientes de pagar con tarjeta

  • El ‘plástico’ puede ser clonado. Aunque es un medio de pago seguro, los ladrones son también cada vez más sofisticados y hay varios fraudes relacionados con la copia de las tarjetas, ya sea en cajeros o en algunos establecimientos.
  • No es aceptado en pequeños comercios o para el pago de compras de importes muy pequeños. Además, es casi imposible utilizar la tarjeta para abonar servicios como la carrera de un taxi o un billete de autobús.
  • Comisiones. Al contratar una tarjeta, hay que pagar cuotas y gastos de mantenimiento. Además, retirar dinero en un cajero, muchas veces también genera comisiones.
  • Mayor facilidad para endeudarse, en especial con las tarjetas de crédito. Es fácil gastar el dinero que no se tiene, al no verlo de forma física, y endeudarse en exceso.
  • Después de analizar las ventajas e inconvenientes de cada forma de pago, seguimos apostando por el método tradicional del pago en efectivo, es el mejor método para un autocontrol en el presupuesto de gastos.

Fuente: Eroski Consumer

Cinco preguntas que hacerle al banco antes de abrir un depósito

Cinco preguntas que hacerle al banco antes de abrir un depósito

Cinco preguntas que hacerle al banco antes de abrir un depósito

Categoría 'Asesoramiento bancario' en ahorroactivo.wordpress.comLa mayoría de ahorradores busca el banco que le dé la máxima rentabilidad por su dinero. Sin embargo, para elegir la mejor oferta hay que fijarse en otros 5 aspectos para no encontrar sorpresas a la hora de cobrar.

El objetivo de abrir un depósito está muy claro: obtener rentabilidad. Ahora bien, no a cualquier precio. Por eso, antes de firmar el contrato hay que hacerle cinco preguntas clave al banco que lo comercializa:

1. ¿Cuánto tiempo he de mantener el dinero en el banco?

Conocer el plazo de un depósito nos dirá cuánto cobraremos al final. Por ejemplo, si ponemos 10.000 € al 3% TAE un año, nos llevaremos 300 euros, si es a dos años, nos llevaremos 600 euros y si se trata de un depósito al 3% TAE a 6 meses sólo nos llevaremos 150 euros.

Hay que pensar también que puede que dentro de unos meses las rentabilidades suban, por lo que quizá un buen plan es contratar un depósito a corto plazo que nos permita sacar el dinero pronto si vemos una oferta mejor.

2. ¿Qué pasa si necesito sacarlo antes?

La gran mayoría de bancos paga un interés muy bajo si nos vamos antes del plazo acordado, o incluso pueden dejarnos con un 0% de interés. Aunque también hay entidades que permiten la cancelación anticipada sin ninguna penalización.

3. ¿Se trata de un depósito a plazo con una rentabilidad fija garantizada?

En el mercado actual existen muchos depósitos cuya rentabilidad no está garantizada sino que depende de algunos factores: el valor del Euribor, la cotización del Eurostoxx, los resultados de un equipo deportivo… Se llaman depósitos combinados o referenciados y, si queremos la máxima rentabilidad, no suelen ser la mejor opción.

4. ¿Me vais a cobrar comisiones en la cuenta asociada?

Los intereses generados en un depósito se ingresan en una cuenta del mismo banco. Y a veces, el banco puede cobrar comisiones en esta cuenta asociada que ‘deslucen’ bastante el beneficio obtenido. El cliente debe saber que el Banco de España dice claramente que este gasto no corresponde al cliente, pero dado que no existe una Ley que prohíba esta práctica, hay que estar atentos y preguntar antes de firmar.

5. ¿Cuándo me pagaréis los intereses?

El pago de intereses de un depósito puede ser cada mes, trimestral, semestral, anual, al vencimiento… Hay bancos que imponen cuál será la periodicidad, pero otros permiten que sea el cliente quien elija. Y es cierto que es muy interesante que nos den un dinero cada mes (si el dinero ya nos pertenece, ¿por qué tendría que quedárselo el banco hasta el final del plazo?), pero hay que preguntar antes si la rentabilidad varía según cuándo cobremos, porque en algunos casos cobrarlo antes puede quitarnos unas pocas centésimas de rentabilidad.

En resumen, el depósito perfecto sería uno a plazo fijo con la máxima rentabilidad garantizada, sin comisiones por cancelación anticipada y sin comisiones en la cuenta asociada. Y sobre todo, que se ajuste al tiempo que queramos o podamos dejar de tener a mano nuestros ahorros.

Fuente: lavanguardia.com

Regalos de bancos

Regalos de bancos

Regalos de bancos

Categoría 'Asesoramiento bancario' en ahorroactivo.wordpress.comUna práctica habitual entre los bancos para captar nuevos ahorradores es la oferta de diversos obsequios en forma de regalo para lograr su atracción hacia el banco. Las ofertas de regalos que realizan los bancos se consiguen principalmente mediante la domiciliación de nóminas, suscripción de un plan de pensiones o, como novedad, mediante seguros de vida.

En la situación actual con los bajos tipos de interés que caracterizan los depósitos, muchos ahorradores prefieren la retribución en especie como alternativa a la remuneración en efectivo de los depósitos. No obstante, se recomienda que el ahorrador haga una mínima evaluación en la que compare el coste del regalo y su precio en el mercado.

Antes de aceptar cualquier regalo del banco, hay que tener en cuenta que estos obsequios pueden presentar unos costes y vinculaciones. Habrá que mostrar especial atención en cuanto a:

  • Quien sufrirá el cargo a efectos fiscales del regalo, el banco o el ahorrador.
  • Quien se hará cargo de los gastos de transporte, el banco o el ahorrador.
  • El tiempo que se obliga al ahorrador a mantener la domiciliación, con la aceptación del regalo.
  • Evalúar si es la opción más beneficiosa, es decir, que el precio del regalo en el mercado es inferior al interés deja de percibir el ahorrador.

Fuente: Mejores cuentas