Cómo hacer nuestro propio plan de trading

Cómo hacer nuestro propio plan de trading

Cómo hacer nuestro propio plan de trading

Categoría 'Análisis Fundamental' en ahorroactivo.wordpress.comLa presente entrada quiere ser un resumen de algunos de los enfoques que deberíamos tener claros cuando comenzamos a pensar en hacer trading.

El primer punto que deberíamos tener todos claros es que esto no es nada fácil y nos debemos remitir a las estadísticas. Normalmente, entre el 3-5% de los especuladores/inversores ganan dinero en esto, luego es difícil.

Debemos entender que esto es un juego de suma cero, es decir, para que unos ganen, otros deben perder, luego el mercado siempre estará compuesto por ganadores y perdedores, y nosotros debemos procurar estar entre el lado de los ganadores, ¿cómo? comenzando la casa por el tejado.

Este es un punto fundamental, entender este mercado, entender que cuando nosotros decidimos darle al buy (compra) hay megaespecialistas que le dan al sell (venta) porque tienen razones diferentes a las que tenemos nosotros y ven el mercado totalmente opuesto a nosotros. Y esos especialistas tienen cientos de másters en análisis fundamental y son unos cracks en análisis técnico, llevan más de 15 años de experiencia en este sector y operan para grandes fortunas, todo esto hace que debamos entender, si alguna vez lo hemos olvidado, que el trading es difícil.

Después del baño de realidad, es bueno empezar con algunos puntos clave. Cuando hablamos de especular o de invertir lo debemos hacer siempre sobre el prisma de un sistema. ¿Qué es un sistema? Definiremos como sistema al conjunto de reglas sobre las que basamos nuestra operativa. Estas reglas nos deberán decir cuándo entrar y cuándo salir de forma precisa.

Cuando hablamos de una estrategia de trading o bien de un sistema, siempre nos obsesionamos en buscar por internet millones de métodos ganadores, vemos uno, no nos funciona y nos hace perder dinero, y pasamos a otro y a otro hasta buscar sin parar.

En la búsqueda del sistema os diría que el sistema no os hará ser ganadores, seleccionar el sistema que más se adapte a vuestro día a día en el trading y usarlo a muerte hasta que entendáis cómo funciona, eso os hará ahorrará tiempo de investigación por internet.

El segundo paso fundamental es, tomando el sistema que mejor se adapte a vosotros, hacer un buen backtesting, es decir, un testeo con datos históricos de vuestro sistema, siguiendo las reglas al detalle para verificar cómo se comporta, cómo se adapta a vosotros, cómo interpretáis las señales que os da para verificar si el sistema es ganador o no.

Pero aquí no acaba esto, todavía estamos lejos de operar en real, todavía debemos seguir trabajando un poco más. Una vez hecho el backtest de un sistema que os diga que es ganador, debemos definir nuestro riesgo. Definir el riesgo es un punto clave para llevar adelante una buena gestión monetaria capaz de haceros progresar sin descapitalizaros asumiendo las posiciones adecuadas en función del capital del que disponemos.

Con todo esto definido, es hora de comenzar a tantear el mercado, obviamente a través de la cuenta demo. Las cuentas demo están para asumir nuestros errores, para enseñarnos que en el trading, la paciencia es más que una virtud, es un requisito fundamental. A través de ellas veremos realmente una imagen lo más real posible antes de poner en marcha nuestro sistema. No notaremos la presión de jugar con nuestro dinero real pero sí notaremos una presión de esperanza porque el sistema aporte buenos resultados.

Y aquí no acaba la historia, a medida que vayamos avanzando en nuestra cuenta demo, deberemos elaborar nuestro diario de trading, un diario que resuma nuestras entradas y salidas, nuestras posiciones calculadas y que resuma nuestros aciertos, nuestros errores (definiendo a su vez qué haremos para no volvernos a equivocar) y nos permita avanzar entendiendo cómo operamos con aquel sistema que definimos y que era ganador.

Con todo esto elaborado, con un sistema definido, testeado y adaptado a nosotros que se demuestra ganador, con el riesgo bien definido, testeado en una cuenta demo que a su vez viene soportada por un diario que nos aporta una imagen objetiva de nosotros mismos junto a nuestro sistema, con todo eso hecho, llegaremos al día en el que la cuenta real se active y comencemos una nueva batalla contra nosotros mismos para volver a creer que todo este trabajo ha funcionado y por tanto el sistema es ganador en nuestras manos.

Como podéis ver, detrás de una operación real de compra hay un trabajo de fondo brutal, de investigación pero también de test, de psicología y confianza al trabajar con algo que ya sabes que debería salir bien y por tanto debes dejar que salga bien.

Con todo esto a tus espaldas, verás cómo creces como trader y consigues estar mucho más cerca del 5% que ganan.

Fuente: Vender para comprar

Anuncios

Cómo analizar las cuentas de resultados de una empresa

Cómo analizar las cuentas de resultados de una empresa

Cómo analizar las cuentas de resultados de una empresa

Categoría 'Análisis Fundamental' en ahorroactivo.wordpress.comEn gurusblog.com nos ofrecen un tutorial en donde explican en que se fijan cuando quieren tener una primera impresión de los resultados de una empresa.

Este primer análisis rápido es el que utilizan para situarse ante el balance y la cuenta de pérdidas y ganancias de una compañía, ver que llama la atención y decidir si se procede a un análisis en más profundidad o considerar que es mejor que no perder más tiempo analizando en la compañía al no ser esta de nuestro interés.

Fuente: gurusblog.com

Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso

Categoría 'Análisis Fundamental' en ahorroactivo.wordpress.comPara realizar este filtro de empresas vamos a utilizar una herramienta online que nos ofrece la web del diario económico inglés ‘Finantial Times’ (www.ft.com).

Con este ejercicio lo que se pretende es realizar una selección de empresas cotizadas, eliminando aquellas que a priori no son tan buenas como otras, y de ese modo, ganar tiempo a la hora de seleccionar nuestras inversiones.

Primer paso

Vamos a realizar un filtro sobre la totalidad de empresas del mercado continuo español.

Desde la portada del Financial Times buscamos entre los menús el de ‘Markets’, y en su desplegable buscamos ‘Markets Data’. Una vez dentro, buscamos otro submenú con el nombre de ‘Equity Screener’. Toda esta navegación por los menús detallada es posible acortarla, haciendo click en el siguiente enlace: http://markets.ft.com/screener/customScreen.asp

Una vez que hemos llegado a esta página, empezaremos por el punto número 1 para establecer la zona de nuestro estudio. Seleccionaremos la región ‘Europe’ y el país ‘Spain’.

En el punto número 2, no haremos click en ningún sitio, salvo que quisieramos centrarnos en algún sector económico. En nuestro ejercicio dejaremos la selección propuesta por defecto de ‘All Sectors & Industries’.

Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 1

Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 1

Segundo paso

Vamos a seleccionar que ratios vamos a utilizar para ejercer de filtro. Para la elección de los ratios suele haber preferencias deacuerdo con el inversor y dependerán de cada uno. Como recomendación general se puede afirmar que el uso de un ratio de liquidez, otro de deuda, un tercero de valoración, y por último, uno de rentabilidad, puede ser una buena manera de empezar.

En nuestro ejercicio vamos a utilizar los siguientes 5 ratios:

  • P/E Ratio o PER (ratio de valoración)
  • EPS o Earning Per Share Growth Rate 5 Year (ratio de crecimiento)
  • Net Profit Margin 5 Year Average (ratio de ventajas competitivas)
  • ROE o Return on Equity 5 Year Average (ratio de rentabilidad)
  • Current Ratio (ratio de liquidez)
Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 2

Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 2

Para ello iremos al botón, situado en la parte baja del punto número 3 ‘Equity Attributes’, que indica ‘Add additional criteria’, con lo que se nos abrirá una ventana emergente donde, deberemos primero desmarcar los ratios que no nos interesen, para quedarnos finalmente seleccionados los ratios indicados.

Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 3

Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 3

Una cosa a tener en cuenta es que no podemos ser demasiado exigentes, ya que sino no nos saldrán muchas empresas. Como objetivo, estaría bien que nos saliesen unas 10 o 15 empresas para luego quedarnos finalmente con 7 u 8.

Una vez elegidos los ratios marcamos los valores que consideremos que deben pasar las empresas para ser aceptables para nosotros:

  • Current Ratio superior a 1.
  • Net Profit Margin superior a 5%.
  • EPS Growth Rate 5 Year superior a 0%. Se busca que en estos 5 años últimos años la empresa haya crecido, aunque sea poco.
  • PER inferior a 15.
  • ROE superior a 15.
Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 4

Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 4

Una vez que tengamos todo esto indicado, solamente tendremos que hacer click en el botón de ‘View 2 Matches’ y nos aparecerá una pantalla como la siguiente:

Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 5

Cómo hacer un filtro de empresas, paso a paso. Imagen 5

Esto es la selección de las empresas que pasan el filtro de los 5 ratios elegidos. Como se puede ver son empresas con buenas rentabilidades, sin problemas de liquidez a corto plazo, que están creciendo sus beneficios, etc… El único problema es que sólamente son 2 empresas, por lo que podríamos eliminar o cambiar algún filtro o, también podríamos ser más permisivos para que apareciesen más.

Tercer paso

Una vez termina la selección, deberíamos hacer un análisis más pormenorizado de cada una de ellas para quedarnos con las mejores y más baratas respecto a su valor real. No es recomendable comprar las acciones simplemente porque aparecen tras el filtrado. Siempre debemos ver más cosas sobre la empresa, calcular flujos, que la empresa genere beneficios reales, etc…

Fuente: Blog Ganaindices’s

Conferencia ‘Los errores más comunes que nos convierten en peores inversores’, por Javier Ruiz

Conferencia 'Los errores más comunes que nos convierten en peores inversores', por Javier Ruiz

Conferencia ‘Los errores más comunes que nos convierten en peores inversores’, por Javier Ruiz

Categoría 'Análisis Fundamental' en ahorroactivo.wordpress.comNos damos cuenta que vamos aprendiendo a medida que vamos cometiendo errores. En esta conferencia lo que se intenta mostrar son los errores más importantes que se cometen: las trampas de valoración y las trampas psicológicas.

Es muy difícil identificar cuando algo esta barato o no. Los inversores utilizan una serie de ratios para intentar calificar una empresa como barata o cara. El problema es que se intenta utilizar atajos o filtros de inversión para intentar localizar empresas, aprovechando una serie de criterios, en base a estos ratios: PER (Precio de la acción/Beneficio por acción), Precio/Valor contable, ROE (Rentabilidad del negocio) y la rentabilidad por dividendo.

Existen PER’s bajos o altos que nos pueden llevar a una trampa, por ello es importante no analizar una empresa por un ratio aisladamente, sino que hay que observar su balance.

El ratio Precio/Valor contable cada vez es menos utilizado.

El ratio de rentabilidad por dividendo es el que esta más mal entendido por el inversor minorista, ya que el pequeño inversor espera que la empresa reparta los beneficios, cuando las mejores opciones, y que aportan valor a la empresa, son la inversión de esos dividendos en mejorar la actividad empresarial o en la recompra de acciones propias.

El mercado de valores es ideal para que nuestros sentimientos se antepongan sobre nuestros pensamientos racionales.

Algunos sesgos psicológicos del inversor son:

  • La aversión a perder. Cuando invertimos en unas acciones donde empezamos a perder, hay quienes evitan mirar al problema.
  • El compromiso con la inversión.
  • El efecto dotación. Es posible que incrementemos nuestra valoración subjetiva sobre aquellas acciones donde hemos invertido, por razones de sentimientos.

Estos efectos nos conducen a mantener posiciones perdedoras, y vender las ganadoras enseguida.

Consejos para el inversor:

  • Invertir en negocios que sean fácil de entender.
  • Invertir en empresas que tengan un perfil financiero serio.
  • Invertir en empresas que cuenten con unas barreras serias de entrada.
  • Invertir en empresas que tengan una buena gestión de capital.
  • Invertir en empresas que tengan un margen de seguridad en la cotización: que sean baratas.
  • El mejor momento para tomar las decisiones es cuando el mercado está cerrado.
  • Usar una lista para comprobar si las acciones de las empresas cumplen nuestras condiciones.
  • Llevar un diario de operaciones, que repasaremos dentro de un tiempo para confirmar si la operación sigue cumpliendo nuestras razones de actuación.

Las 12 reglas del inversor tranquilo

Las 12 reglas del inversor tranquilo

Las 12 reglas del inversor tranquilo

Categoría 'Análisis Fundamental' en ahorroactivo.wordpress.comLos mercados financieros pueden ser una fuente importante de alegrías pero también de disgustos. A medio y largo plazo, la bolsa suele ser generosa con el inversor tranquilo y le ofrece su rentabilidad natural, que es el doble de lo que crece la economía. Pero hay que saber esperar porque muchas veces el mercado es caprichoso. A largo plazo es muy difícil batirlo, y si lo hacemos a corto plazo, probablemente haya sido cuestión de suerte.

Es importante tener claro que la buena suerte existe, pero puede ser una gran enemiga del inversor pues le puede hacer creer que tiene el control e instarle a ser demasiado atrevido. Y por pura lógica estadística, los inversores más osados terminan fracasando. Por no decir de los importantes sesgos de juicio que muchas veces nos inducen a tomar decisiones equivocadas. Para evitar todos estos escollos, nada mejor que seguir las doce reglas del inversor tranquilo, tal y como las expone Juan B. Serrano en la obra del mismo nombre, ‘El inversor tranquilo’ (Editorial Díaz Santos).

1. No trate de adivinar la tendencia del mercado y permanezca siempre en bolsa

Adivinar la tendencia del mercado y obtener beneficio batiéndole no es tarea sencilla. De hecho, si la hipótesis del camino aleatorio es cierta, resulta imposible. Es lo que opinan muchos profesionales de la bolsa, y de hecho, esta teoría se cumplió bien en el caso del Dow Jones para horizontes temporales inferiores a diez años.

2. Si puede, reinvierta los dividendos

Sin considerar los dividendos, la bolsa, de entrada, protege al inversor de la inflación, pero poco más. Sin embargo, a la larga, la acumulación producida por la reinversión de dividendos aumenta el patrimonio del inversor de manera considerable.

3. Compare cada año la rentabilidad de su cartera con el índice que le sirva de referencia, incluidos los dividendos

Si la bolsa baja un 40%, su cartera perderá valor y si la bolsa sube un 40% ganará valor. De ambas cuestiones puede estar seguro. Pero lo importante es que la cartera se revalorice o pierda valor al mismo ritmo del índice de referencia, incluidos los dividendos.

4. Vigile los costes

Los costes hay que vigilarlos. A largo plazo, la diferencia entre una inversión buena, regular o mala puede depender de ellos.

5. Establezca unos porcentajes mínimos anuales de rotación de su cartera

Es importante que el inversor recapacite periódicamente sobre sus decisiones y reajuste la cartera en consecuencia. Es una tarea imprescindible. Pero tampoco hay que rotar a discreción, porque si no los costes se dispararían. Lo ideal sería establecer un intervalo adecuado de rotación de la cartera, de entre por ejemplo el 3% y el 7% de su valor en cada momento.

6. No invierta en empresas que desconoce

Al invertir en bolsa se están comprando compañías que produce bienes y servicios en la economía real, construyen puentes, concedes créditos, producen energía o vende alimentos. Por tanto, hay que conocer a los gestores y exigirles que sean eficaces. Esto implica que el inversor debe conocer la empresa, a qué se dedica y quién la dirige.

7. Diversifique las inversiones

Por muy buena que le parezca que sea la gestión de una empresa, no le otorgue toda su confianza porque el mundo de los negocios es cambiante y el éxito depende a veces de circunstancias ajenas a las personas, como el entorno político y social o la coyuntura económica. Por eso, conviene diversificar. Por muy reducido que sea su patrimonio, nunca invierta en menos de cinco compañías. Lo ideal es diversificar de manera más o menos uniforme entre 20 o 30 empresas de diferentes sectores y que operen en distintas zonas geográficas.

8. Considere su horizonte temporal de inversión

Si prevé que necesitará el dinero en los próximos cinco años, no invierta en bolsa. A menos de diez o quince años vista, no conviene invertir en bolsa más del 50% del patrimonio financiero que uno posee. Pero a más largo plazo, invertir en bolsa el 100% del patrimonio es una buena decisión, probablemente la opción más rentable y segura.

9. Compre y venda de forma previamente definida; si invierte mucho dinero, entre y salga de la bolsa de forma gradual

Mucha gente termina por no comprar acciones porque espera permanentemente comprarlas más baratas. Y en el polo opuesto, hay otros que tampoco las venden porque esperan venderlas más caras. Esta forma de proceder es equivocada y genera tensión, pues nos obliga a ‘acertar’ siempre, lo cual es imposible. Por eso, al establecer reglas sencillas para la entrada y la salida, eliminaremos un foco de tensión y de problemas. Por ejemplo, una posible pauta sería comprar y vender un día de cada mes, trimestre o año a los precios de apertura del mercado. Si decidimos invertir una cantidad elevada de dinero, no debemos hacerlo el mismo día, ni siquiera el mismo mes. Y si la cantidad es aún mayor, ni siquiera el mismo año. Esto nos alejará del riesgo de comprar en una burbuja a precios muy elevados.

10. No pida créditos para invertir en bolsa

El apalancamiento es peligroso y a la mayoría de las personas le terminará por generar pérdidas. Además, quien pide créditos para invertir en bolsa suele hacerlo en el peor momento, cuando el mercado está por las nubes.

11. Pida asesoramiento especializado si su patrimonio es elevado

No busque consejos gratuitos, nadie regala nada. Si su patrimonio es elevado, quizás le interesa contratar a un profesional para que le estructure su cartera. Si no quiere complicarse la vida, puede replicar con su cartera un índice o elegir algún fondo de gestión pasiva previa composición de que sigue al índice, incluidos los dividendos. Y desde luego, que tiene comisiones y gastos razonables.

12. Invierta con un horizonte definido

Es recomendable empezar eligiendo empresas grandes cuyos precios son menos volátiles y más difíciles de manipular. Pero cuando elija una compañía, hágase siempre la siguiente pregunta. ¿Me veo invirtiendo en esta empresa dentro de diez años?. Compre cuando la respuesta sea afirmativa y vuelva a hacerse la misma cuestión cada año antes de reorganizar su cartera con cada empresa en la que haya invertido. Al final, ganará quien sepa vislumbrar el futuro e invierta en compañías bien gestionadas, de sectores en expansión y que operan en economías que crecen.

Fuente:

Todo lo que debería saber sobre dividendos

Todo lo que debería saber sobre dividendos

Todo lo que debería saber sobre dividendos

Categoría 'Análisis Fundamental' en ahorroactivo.wordpress.com¿Qué son los dividendos?

El dividendo es la parte de los beneficios de la empresa que se entrega a sus accionistas en concepto de retribución al inversor.

¿Qué derechos tienen los dividendos?

Una acción es una parte del capital de una compañía, poseer esta acción otorga unos derechos tanto políticos (votos en las juntas), como económicos (participación en los beneficios de la compañía), la representación de estos derechos económicos se conoce como dividendos.

¿Quién tiene derecho a cobrar los dividendos?

Todo aquel que posea acciones antes del día de reparto de los dividendos, tendrá derecho a cobrar. Es decir, si la compañía reparte dividendos el próximo día 19, bastaría con poseer las acciones el día 18. Aunque existen algunas empresas que no utilizan este sistema de reparto: son el caso de Arcelor Mittal (se debe de tener el dividendo dos meses anteriores al cobro del dividendo).

Otra empresa que utiliza un sistema diferente es Banco Santander (Nuevo dividendo Elección) que da al inversor la posibilidad de recibir nuevas acciones del Santander, vender los derechos de suscripción al Santander a un precio fijo y vender los derechos en el mercado. Donde también hay que tener en cuenta el Record Date que es la fecha para asignación de derechos.

¿Hay algún mínimo para cobrar los dividendos?

No hay ningún mínimo, económicamente hablando cuanto seas poseedor de una acción tendrás derecho al cobro de los dividendos que esa acción genere, otra cosa totalmente diferente son los derechos políticos, que sí que puede haber mínimos para acudir a una junta.

¿Qué tipo de dividendos hay?

Principalmente dos tipos de dividendos: los extraordinarios y los ordinarios. Los dividendos ordinarios se refieren a los beneficios de un ejercicio, por ejemplo unos dividendos a cuenta del ejercicio 2013. También están los dividendos extraordinarios que se reparten sin tener relación con las cuentas del ejercicio, sino por algún hecho extraordinario; por ejemplo la venta de una filial o una parte de la empresa.

¿Qué es un dividendo flexible?

El dividendo flexible es una fórmula de remuneración a los accionistas, que se caracteriza porque se les ofrece la posibilidad de cobrar el reparto de beneficios aprobado por la junta mediante dinero en efectivo o en acciones. Los accionistas que opten por recibir títulos de la empresa no se les aplicarán la retención fiscal.

¿Cuándo se reparte los dividendos?

Esto depende de la sociedad, hay compañías que reparten dividendos uno sólo al año, otras que lo hacen cada cuatrimestre, lo que siempre hacen es anunciarlo con anterioridad.

¿Qué relación hay entre la cotización de una acción y sus dividendos?

Prácticamente todos los índices, son ex-dividendo, esto significa que el dividendo se descuenta del precio de cotización el día que es repartido, es algo muy lógico, ya que ese dinero ya no pertenece a la empresa y por tanto no debe formar parte de su capitalización. Para que se entienda mejor, os pongo un ejemplo, la empresa anterior que reparte dividendos el día 19, cierra el día 18 a 12,20 € y reparte un dividendo de 0,20 € por acción, el día siguiente abrirá con una reducción de 0,20 € en el precio de las acciones, lo que quiere decir que si no hubiera cambios el día 19 abriría a 12 €.

Por este motivo no es muy efectiva la estrategia muchas veces pensada por un inversor de comprar las acciones un par de día antes y vender el día del reparto, ya que esta estrategia no aporta rentabilidad extra.

¿Cómo tributan los dividendos?

Los dividendos tributan como rendimientos del capital mobiliario en la base imponible del ahorro de la Declaración de la Renta, es decir, tributan según la siguiente escala:

  • Si el rendimiento es inferior a 6.000 €, los dividendos tributan al 21% en la Declaración de la Renta.
  • Si el rendimiento es de entre 6.000 € a 24.000 €, los dividendos tributan al 25% en la Declaración de la Renta.
  • Para rendimientos superiores a 24.000 €, los dividendos tributan al 27% en la Declaración de la Renta.

Según el artículo 7 de la ley del IRPF si el importe obtenido directamente por el contribuyente en concepto de dividendos es inferior a 1.500 euros estarán exentos en la Declaración de la Renta.

Fuente: Bolsa desde cero

Renta variable en la Cartera Permanente

Renta variable en la Cartera Permanente

Renta variable en la Cartera Permanente

Categoría 'Análisis Fundamental' en ahorroactivo.wordpress.comPara obtener todo el potencial de la prosperidad con la renta variable necesitamos comprar todo el mercado. No nos sirve una selección arbitraria de acciones que podrían comportarse mal justo cuando más las necesitamos, ni apostar por un sector que creamos superior y luego pueda verse afectado por regulaciones o problemas específicos que solo afecten al mismo. El éxito de nuestra Cartera Permanente depende de que la parte de renta variable (un 25% de nuestros activos totales) extraiga todos los beneficios del mercado de acciones en su conjunto y la mejor forma de conseguirlo es mediante un fondo indexado que invierta en todas ellas.

Es posible que, aunque se comprenda que seleccionando acciones individuales no se puede lograr la suficiente diversificación y seguridad de acierto, se tenga la tentación de confiar en alguien que sí pueda hacerlo, alguien que supuestamente haya demostrado tener buen criterio en el pasado obteniendo más rentabilidad que el conjunto del mercado. Es un error. Numerosos estudios demuestran que en el largo plazo la gestión activa ofrece resultados inferiores a la gestión pasiva (fondos indexados) después de costes; y si se piensa bien es totalmente lógico pues el grueso del mercado lo forman los gestores activos que luchan entre sí por obtener una mayor rentabilidad, ganando unas veces unos y otras otros (y lo que le queda al inversor es el resultado de todo ello después de abonar los costes y comisiones de gestión, es decir la rentabilidad media del mercado menos los costes de intentar batirlo).

Esto no quiere decir que no haya gestores que puedan superar las rentabilidades del mercado, pero las probabilidades de que encontremos uno de ellos son muy bajas. Normalmente, cuando nos fijamos en un buen gestor es porque su historial de rentabilidades es muy bueno, pero eso sólo significa que, por los motivos que sea, lo hizo bien en el pasado. Y es igual de difícil seleccionar a los gestores ganadores del futuro como a las acciones ganadoras, por muy bien que unos u otras se hayan comportada en el pasado; pero en el caso de los gestores es todavía peor porque sus altas comisiones de gestión se comerán sí o sí una parte de la rentabilidad.

Otros requisitos obligatorios y recomendados

Por tanto, el requisito principal para la parte de renta variable de la Cartera Permanente es invertir en todo el mercado, mediante un fondo indexado que no realice selección de acciones ni market timming. De hecho, además de asegurarnos de que así obtenemos la rentabilidad de todo el mercado, es la forma más barata de invertir, dado que sus comisiones son muy inferiores a las de los fondos de gestión activa (y las comisiones tienen un efecto devastador en el largo plazo debido al poder del interés compuesto).

Con un fondo indexado nos aseguramos también de que la parte de renta variable de la Cartera Permanente siempre esté invertida al 100% en renta variable. En cambio, los fondos de gestión activa suelen tener parte en cash o renta fija para aumentar o disminuir la exposición a la renta variable según sean las expectativas del gestor sobre lo que va a hacer el mercado, causando que nuestros porcentajes de los 4 activos de la Cartera Permanente no estén balanceados (y puede que no tengamos la cantidad necesaria de renta variable justo cuando más la necesitamos).

Por otro lado, dentro de los fondos indexados de gestión pasiva hay diferentes índices replicados, debemos elegir el más amplio posible dentro de la economía en la que queremos invertir, para obtener una mayor diversificación. Por ejemplo dentro de la eurozona (la economía en la que debemos invertir si formamos una Cartera Permanente en euros) hay varios índices, pero entre el EURO STOXX 50 que invierte en 50 acciones distintas o el MSCI EMU que lo hace en cerca de 250, es preferible este último.

Además, hay que tener cuidado de no seleccionar un fondo que replique el índice de forma sintética, es decir sin comprar realmente las acciones del índice sino otros valores totalmente distintos, comprometiéndose el emisor a darnos la rentabilidad que obtenga el índice. Esta práctica es habitual en ETFs y supone correr un riesgo innecesario, ya que bajo determinadas circunstancias el emisor podría incumplir sus compromisos y perder nuestra inversión, sin importar lo bien que lo estuvieran haciendo las acciones subyacentes. Por ello, debemos asegurarnos de que la réplica del índice sea física.

Con relación a lo anterior, para disminuir todavía más los riesgos de contraparte sería recomendable utilizar al menos un par de fondos, de gestoras distintas y a través de distintos intermediarios. Esto no aumentará ni disminuirá la rentabilidad de la Cartera Permanente, porque aunque usemos varios fondos su rentabilidad será similar, pero nos proporcionará un extra de seguridad.

Finalmente, los fondos indexados cobran una menor comisión que los fondos de gestión activa y ahorrar costes es fundamental para la salud de nuestra cartera. Pero también existen otro tipo de costes, como pueden ser los que cobran los intermediarios (costes de compra-venta y/o custodia) y sobre todo los fiscales, al vender un fondo con ganancias o al cobrar dividendos. Para reducir estos costes, la opción ideal es utilizar fondos de inversión (no ETFs) ya que no suelen llevar asociados costes de intermediarios y, además, podremos traspasarlos sin tributar por las plusvalías. Por otro lado, sean fondos de inversión o ETFs debemos intentar que no paguen dividendos y en su lugar los reinviertan en el propio fondo sin que tengamos que tributar por ellos.

Un poco de diversificación geográfica no hace daño

Como se ha comentado, hay que comprar el mercado de renta variable de la economía en la que queremos invertir, y esta debe ser la más amplia posible que utilice nuestra divisa (o la divisa en la que queramos formar la Cartera Permanente). Lo habitual es que la divisa elegida sea la que previsiblemente vayamos a utilizar el resto de nuestra vida, es decir la utilizada en nuestro país de residencia, actual y/o futuro. En el caso del euro por tanto compraremos renta fija de corto y largo plazo denominada en euros y la parte de renta variable tiene que estar igualmente denominada en euros (la excepción de la cartera es el oro, ya que por sí mismo puede considerarse una divisa y es imprescindible que se pueda comportar bien en caso de que nuestra moneda se debilite).

La ortodoxia de la Cartera Permanente por tanto indica que la renta variable debe cubrir la Eurozona (el conjunto de países, dentro de la Unión Europea, que comparten un mismo mercado y una misma moneda y donde se ejecuta una política monetaria única), o bien los Estados Unidos si nuestra Cartera Permanente se fija en dólares. En otros casos (libras, francos suizos, yenes, etc.) también se puede formar una Cartera Permanente, pero para que la estrategia funcione bien es necesario que sea una economía lo suficientemente diversificada y con un mínimo de seguridad legal y política.

Ahora bien, un poco más de diversificación geográfica en la renta variable no nos hará daño y podría proporcionarnos además otras ventajas. Siempre y cuando la mayor parte de las acciones de nuestra Cartera Permanente estén expuestas a nuestra zona económica y denominadas en nuestra divisa, algo de renta variable mundial diversificada (resto de Europa, Norte América, Asia-Pacífico y Emergentes) puede ayudarnos frente a un escenario de inflación local que no mueva lo suficiente el precio del oro, o frente a una deflación prolongada a la japonesa.

Sin embargo, si no mantenemos la suficiente renta variable de nuestra zona económica no estaremos lo bastante preparados para la prosperidad y, en general, nuestra Cartera Permanente tendrá una mayor volatilidad.

Resumen y fondos recomendados

  • Las acciones incluidas deben tener una exposición mayoritaria a nuestra zona económica y estar denominadas en nuestra divisa.
  • Debe buscarse la máxima diversificación posible, idealmente cubriendo todo el mercado mediante un fondo indexado amplio (ej: MSCI EMU), sin limitarnos a determinados sectores o tipos de empresas.
  • La inversión tiene que estar al 100% en renta variable, siempre, sin que rote parte de la cartera a renta fija o efectivo.
  • La replicación del índice debe ser física, no sintética mediante swaps y otros productos financieros derivados.
  • Los costes totales del fondo, medidos por su TER o Total Expense Ratio, deben ser los más bajos posibles (<= 0,5%).
  • Debemos intentar reducir también el resto de costes, especialmente los fiscales, para lo cual daremos preferencia a los fondos de inversión frente a los ETF (por poderse traspasar sin tributar por las plusvalías) y a los fondos de acumulación frente a los de distribución (para evitar la retención fiscal).

Ahora mismo, solo hay dos fondos que cumplan todas estas características y que se puedan contratar de forma sencilla en España, son los siguientes:

Pictet-Euroland Index-P EUR (ISIN LU0255980913)

Renta variable Eurozona.
Replica el índice MSCI EMU.
99,9% invertido en renta variable (0,1% de liquidez para la operativa del fondo).
Réplica física (249 componentes).
TER 0,26% (septiembre 2013)
Fondo de inversión de acumulación.

Amundi Funds Index Equity Euro – AE (ISIN LU0389811372)

Renta variable Eurozona.
Replica el índice MSCI EMU.
99,48% invertido en renta variable (a 31/7/13, resto para la operativa del fondo).
Réplica física (244 componentes).
TER 0,42% (diciembre 2012)
Fondo de inversión de acumulación.

Y para los amantes de los ETFs, tampoco hay demasiadas opciones que cumplan todos los requisitos, pero nos quedamos con este:

iShares MSCI EMU UCITS ETF (CSEMU) (ISIN IE00B53QG562)

Renta variable Eurozona.
Replica el índice MSCI EMU.
100% invertido en renta variable
Réplica física (238 componentes).
TER 0,33% (julio 2012)
ETF de acumulación.

Fuente: Cartera Permanente