Las 12 reglas del inversor tranquilo

Las 12 reglas del inversor tranquilo

Las 12 reglas del inversor tranquilo

Categoría 'Análisis Fundamental' en ahorroactivo.wordpress.comLos mercados financieros pueden ser una fuente importante de alegrías pero también de disgustos. A medio y largo plazo, la bolsa suele ser generosa con el inversor tranquilo y le ofrece su rentabilidad natural, que es el doble de lo que crece la economía. Pero hay que saber esperar porque muchas veces el mercado es caprichoso. A largo plazo es muy difícil batirlo, y si lo hacemos a corto plazo, probablemente haya sido cuestión de suerte.

Es importante tener claro que la buena suerte existe, pero puede ser una gran enemiga del inversor pues le puede hacer creer que tiene el control e instarle a ser demasiado atrevido. Y por pura lógica estadística, los inversores más osados terminan fracasando. Por no decir de los importantes sesgos de juicio que muchas veces nos inducen a tomar decisiones equivocadas. Para evitar todos estos escollos, nada mejor que seguir las doce reglas del inversor tranquilo, tal y como las expone Juan B. Serrano en la obra del mismo nombre, ‘El inversor tranquilo’ (Editorial Díaz Santos).

1. No trate de adivinar la tendencia del mercado y permanezca siempre en bolsa

Adivinar la tendencia del mercado y obtener beneficio batiéndole no es tarea sencilla. De hecho, si la hipótesis del camino aleatorio es cierta, resulta imposible. Es lo que opinan muchos profesionales de la bolsa, y de hecho, esta teoría se cumplió bien en el caso del Dow Jones para horizontes temporales inferiores a diez años.

2. Si puede, reinvierta los dividendos

Sin considerar los dividendos, la bolsa, de entrada, protege al inversor de la inflación, pero poco más. Sin embargo, a la larga, la acumulación producida por la reinversión de dividendos aumenta el patrimonio del inversor de manera considerable.

3. Compare cada año la rentabilidad de su cartera con el índice que le sirva de referencia, incluidos los dividendos

Si la bolsa baja un 40%, su cartera perderá valor y si la bolsa sube un 40% ganará valor. De ambas cuestiones puede estar seguro. Pero lo importante es que la cartera se revalorice o pierda valor al mismo ritmo del índice de referencia, incluidos los dividendos.

4. Vigile los costes

Los costes hay que vigilarlos. A largo plazo, la diferencia entre una inversión buena, regular o mala puede depender de ellos.

5. Establezca unos porcentajes mínimos anuales de rotación de su cartera

Es importante que el inversor recapacite periódicamente sobre sus decisiones y reajuste la cartera en consecuencia. Es una tarea imprescindible. Pero tampoco hay que rotar a discreción, porque si no los costes se dispararían. Lo ideal sería establecer un intervalo adecuado de rotación de la cartera, de entre por ejemplo el 3% y el 7% de su valor en cada momento.

6. No invierta en empresas que desconoce

Al invertir en bolsa se están comprando compañías que produce bienes y servicios en la economía real, construyen puentes, concedes créditos, producen energía o vende alimentos. Por tanto, hay que conocer a los gestores y exigirles que sean eficaces. Esto implica que el inversor debe conocer la empresa, a qué se dedica y quién la dirige.

7. Diversifique las inversiones

Por muy buena que le parezca que sea la gestión de una empresa, no le otorgue toda su confianza porque el mundo de los negocios es cambiante y el éxito depende a veces de circunstancias ajenas a las personas, como el entorno político y social o la coyuntura económica. Por eso, conviene diversificar. Por muy reducido que sea su patrimonio, nunca invierta en menos de cinco compañías. Lo ideal es diversificar de manera más o menos uniforme entre 20 o 30 empresas de diferentes sectores y que operen en distintas zonas geográficas.

8. Considere su horizonte temporal de inversión

Si prevé que necesitará el dinero en los próximos cinco años, no invierta en bolsa. A menos de diez o quince años vista, no conviene invertir en bolsa más del 50% del patrimonio financiero que uno posee. Pero a más largo plazo, invertir en bolsa el 100% del patrimonio es una buena decisión, probablemente la opción más rentable y segura.

9. Compre y venda de forma previamente definida; si invierte mucho dinero, entre y salga de la bolsa de forma gradual

Mucha gente termina por no comprar acciones porque espera permanentemente comprarlas más baratas. Y en el polo opuesto, hay otros que tampoco las venden porque esperan venderlas más caras. Esta forma de proceder es equivocada y genera tensión, pues nos obliga a ‘acertar’ siempre, lo cual es imposible. Por eso, al establecer reglas sencillas para la entrada y la salida, eliminaremos un foco de tensión y de problemas. Por ejemplo, una posible pauta sería comprar y vender un día de cada mes, trimestre o año a los precios de apertura del mercado. Si decidimos invertir una cantidad elevada de dinero, no debemos hacerlo el mismo día, ni siquiera el mismo mes. Y si la cantidad es aún mayor, ni siquiera el mismo año. Esto nos alejará del riesgo de comprar en una burbuja a precios muy elevados.

10. No pida créditos para invertir en bolsa

El apalancamiento es peligroso y a la mayoría de las personas le terminará por generar pérdidas. Además, quien pide créditos para invertir en bolsa suele hacerlo en el peor momento, cuando el mercado está por las nubes.

11. Pida asesoramiento especializado si su patrimonio es elevado

No busque consejos gratuitos, nadie regala nada. Si su patrimonio es elevado, quizás le interesa contratar a un profesional para que le estructure su cartera. Si no quiere complicarse la vida, puede replicar con su cartera un índice o elegir algún fondo de gestión pasiva previa composición de que sigue al índice, incluidos los dividendos. Y desde luego, que tiene comisiones y gastos razonables.

12. Invierta con un horizonte definido

Es recomendable empezar eligiendo empresas grandes cuyos precios son menos volátiles y más difíciles de manipular. Pero cuando elija una compañía, hágase siempre la siguiente pregunta. ¿Me veo invirtiendo en esta empresa dentro de diez años?. Compre cuando la respuesta sea afirmativa y vuelva a hacerse la misma cuestión cada año antes de reorganizar su cartera con cada empresa en la que haya invertido. Al final, ganará quien sepa vislumbrar el futuro e invierta en compañías bien gestionadas, de sectores en expansión y que operan en economías que crecen.

Fuente:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s