Empeñar nuestro coche, una buena manera de perder dinero

Empeñar nuestro coche, una buena manera de perder dinero

Empeñar nuestro coche, una buena manera de perder dinero

Categoría 'Estafas' en ahorroactivo.wordpress.comLa difícil situación por la que atraviesan numerosas familias y ahorradores hace que les sea necesario buscar nuevas vías para inyectar liquidez a sus depauperadas economías. En este contexto, el empeño de coches se sitúa como un método en alza para la financiación alternativa o extrabancaria, para la consecución de liquidez inmediata para tapar agujeros en economías maltrechas, algo muy común en la actualidad. Y así lo refiere una nota de prensa remitida por Gedesco, una de las innumerables empresas que se dedican a este nuevo y lucrativo mercado, terriblemente arriesgado para los consumidores, pariente de los microcréditos.

A través de esta fórmula, dice Gedesco, se han puesto en circulación 1,3 millones de euros para consumidores durante el primer semestre del año 2013. ‘En este sentido, esta vía de financiación ha experimentado un crecimiento del 51% respecto al mismo periodo del año anterior’. Detrás de este incremento, el fenómeno de exclusión financiera que afecta a cada vez más ciudadanos, incapaces ya de poder dirigirse a su banco ávido de abuso.

Así que han surgido como setas un montón de chiringuitos que en su mayor parte operan a través de internet y, en muchos casos, se preocupan bien de promocionarse como ‘no somos entidades financieras’, lo que les excluye de ser supervisados por las autoridades correspondientes. Pero su funcionamiento se parece mucho al de un microbanco, usurario además. El negocio está ya inventado; el consumidor deja su vehículo en prenda al prestamista, que le ingresa una cantidad, generalmente entre un 40 y un 70% del valor de tasación del coche a fecha del empeño.

Alivio inmediato. Y, a partir de ahí, comienza la cuenta atrás para perder dinero. El plazo de devolución del préstamo no supera los dos meses, y el interés más habitual oscila entre el 10 y el 20%, esto es, un TAE hasta de tres cifras que supone un interés más que abusivo: usurero. Si el consumidor no es capaz de asumir la cuota que se le impone, pierde su vehículo. Y, probablemente, ese dinero prestado, ya invertido en otro gasto. El problema financiero no se ha solucionado, y el consumidor pierde una herramienta de trabajo y vida con la que el prestamista puede obtener beneficio futuro.

Venta con recompra

Estos chiringuitos pueden promocionarse como entidades no financieras porque, básicamente, lo que hacen firmar al consumidor que empeña su coche es un contrato de compraventa con opción de recompra. Esto es, desde el momento en que el coche se empeña, el usuario ya ha perdido su propiedad, y sólo la recuperará abonando ese depósito más el interés referido… Ah, y unos gastos ‘de aparcamiento’ que la entidad también cobra por tener el vehículo depositado en sus instalaciones.

Ha surgido una nueva versión, que está muy de moda en las ofertas de empeño de coches que se anuncian en estos días, que se basa en ‘empeñe y siga conduciendo’. La derivación es sencilla; el consumidor sigue vendiendo su coche, sigue teniendo la opción de recompra a base de recargo, y el prestamista le ofrece un alquiler durante el tiempo que tenga el vehículo en prenda, que suele oscilar entre los 300 y los 400 euros mensuales. Otro gasto más a añadir en la operación.

En fin, consumidores con problemas económicos, autónomos de reciente constitución, familias en espiral de sobreendeudamiento, presentan una mayor demanda de este servicio, y engordan las previsiones de crecimiento de estos chiringuitos. Según las estimaciones realizadas por Gedesco, el empeño de vehículos en España podría generar 2,5 millones de euros al cierre del año 2013. A costa de ciudadanos con problemas; mucho cuidado con esto.

Fuente: La economía de los consumidores

Anuncios

2 comentarios en “Empeñar nuestro coche, una buena manera de perder dinero

  1. LOS USUREROS

    En el periódico El Sur digital del 11 de febrero de este año, hace unos días, Luís Anglada Sánchez, propietario de la empresa CAR PUERTO BANUS, S.L, afirmaba que la estrategia de su empresa era la clave para poder ofrecer coches de segunda mano a buenos precios en su exposición, lo que no contaba el bueno de don Luís era de la forma con que obtenía esas “gangas”.
    Para don Luís, como el resto de los usureros que pululan por nuestro país, la crisis les sirve para enriquecerse, para ellos la desesperación de las personas es su mayor baza para que su negocio prospere, y por este motivo creo que ha llegado la hora de desenmascarar a este personaje que forma parte de esa elite de buitres carroñeros explicando con claridad su modus operandum.
    La presa natural de estos personajes como Luís Anglada son las miles de personas que se han quedado sin trabajo y que no pueden afrontar los pagos normales para vivir que antes de esta crisis superaban sin dificultad: si ustedes tienen problemas acuda a nosotros y empeñen su coche, le daremos el préstamo a un interés del 10% y usted podrá seguir utilizando su coche. Suena bien, pero esa no es la realidad, así que usted acude al famoso reclamo y llama a un teléfono móvil, le contestará un caballero muy amable, uno de los que trabaja para este usurero, y tras pedirle la marca y matrícula del vehículo queda en devolverle la llamada para anunciarle de cuánto podría ser el famoso crédito. Obviamente a las dos horas le llama y le ofrece algo menos de la mitad de la tasación del coche, y usted acepta porque esta desesperado. Le indicará que tiene que acudir a un taller donde supuestamente le van a revisar el coche y que tiene que llevar la documentación y un juego de llaves de reserva. Cuando llega, el encargado de esa tienda taller le dirá que tardarán como una hora en hacerle la famosa revisión y que lo mejor es que se vaya a tomar un café. Obviamente, no habrá ninguna revisión del coche, sino que, sin autorización del propietario, colocarán al vehículo un dispositivo de detección; es decir, está atentando contra una propiedad privada. Cuando vuelve de tomar el café y se persona ante el encargado de la tienda para ver a qué notaría tiene que ir para firmar el préstamo le dirá que no hace falta, que hay simplemente que firmar un contrato, y aquí empieza el juego de disparates y de irregularidades que este señor utiliza y que no son precisamente legales. Para empezar, en el contrato dice usted declara que el vehículo no es suyo, sino de CAR PUERTO BANUS, S.L y usted, el propietario legal del vehículo, pasa a ser una especie de arrendatario con opción a compra y que el precio de la compra es un 25% superior al dinero que le va a dejar, por ejemplo si le va a prestar 4.000€ firma que para recuperarlo debe pagar 5.000€, pero además los intereses se convierten en mensuales y son de ese 10 ó 15%, pero no anual, sino mensual, por lo que si le dejan 4.000€ le paga un mínimo de 500€ al mes que, por supuesto, no se descuentan de esos 5.000€ que le tiene que devolver, y aquí ya tropezamos con dos posibles y más que probables delitos, por un lado la falsificación documental y, por otro lado, el delito de usura, ya que en España cualquier préstamo por encima de 2,5 veces el valor del interés normal, que está en el 5%, es decir, el 17,5% anual, está considerado por el Tribunal Supremo en resolución 14 de julio de 2009, usurero y, por lo tanto el contrato es nulo desde su origen, pero eso la gente no lo sabe y lo que sí sabe es que están desesperados y necesitan urgentemente el dinero y firman hasta su sentencia de muerte si fuese necesario, por lo que firmas, y el empleado de la tienda te devuelve una fotocopia de la documentación del coche, también absolutamente ilegal, y se queda con una copia de las llaves.
    Qué es lo que ha ocurrido realmente, ya que obviamente antes de publicar este artículo se lo hemos enviado al propio interesado por si tuviera algo que alegar, pues lo que ocurre es que don Luís se anuncia como un prestamista, ya que te aconseja que acudas a él para “empeñar” tu coche, pero después, una vez firmado el contrato, te dice que lo que has hecho es venderle el coche, y esto es muy interesante porque aquí además de falsedad documental podríamos estar hablando de un estafa en toda regla, ya que no es lo mismo una venta que un “empeño“: el empeño es una garantía de pago que se resuelve con una anotación en Tráfico y no hay necesidad ni de poner un detector al coche, ni quedarse con la documentación y mucho menos con un juego de llaves. Para empezar, no media ningún contrato de compra venta ni nadie le dice que se supone está vendiendo su coche, por lo que el interesado que está convencido de que va a “empeñar”, a poner como garantía, su coche por un préstamo, está siendo, según nos ha dicho el propio don Luís, engañado, ya que según él, el coche lo ha comprado y los 500€ mensuales no son intereses de un préstamos usurero según él, sino cuotas por utilización del coche, la hipocresía llega a estos límites. Vamos una estafa de libro, ya que si yo quiero vender mi coche lo hago donde me pagan el precio de tasación o el más próximo posible, y no donde tan sólo me dan menos de la mitad del precio de tasación; por otro lado, cuando vendo un coche lo vendo; es decir, voy con el coche, me dan el dinero, firmo los papeles para cambiarlo de nombre y me olvido del coche, pero para don Luís eso no es vender un coche: vender un coche, según este personaje de la usura, es que tu llevas el coche al sitio que menos te pagan de España, ya que te van a dar menos del 50% de la tasación del coche, te quedas con una fotocopia de la documentación, te llevas el coche, sigues pagando el seguro y pagas el 10 ó 15% del 125% de lo que te han dado para utilizarlo, eso, señoras y señores, es una compra según este señor. La desfachatez en él no tiene límites. Pero sigamos la historia. Una vez que has hecho esos trámites el tiempo discurre y cada mes recibes un mensaje, un día antes del día que debes pagar: los sicarios del bueno de don Luís Anglada te mandan un SMS en el que te advierten que si no pagas se llevan el coche, y llega un mes que ya no sabes como pagar y ese día te desaparece el coche, y te desaparece porque don Luís Anglada Sánchez, que sabe donde está el vehículo por el localizador que te ha colocado sin tú saberlo, manda a sus sicarios con el juego de llaves que les has dejado y te lo roban, porque es un robo en toda regla y si está en un garaje, y en tu plaza, imagino que se convierte en robo con allanamiento, pero a él le da igual. Ese día, el que te lo han robado, cambia la titularidad del coche o no, depende, y lo vende, y nadie denuncia y usted se ha quedado sin el coche por nada, ya que entre lo poco que le prestó y los intereses que le ha pagado a don Luís Anglada su coche le sale gratis.
    Así es como este personaje se está enriqueciendo a costa del infortunio, de la desesperación y de la miseria de otras persona.
    En este momento, cuando ustedes estén leyendo este artículo, la policía ya tendrá una denuncia y las pruebas necesarias para que puedan actuar y poner fin a estas prácticas indignas. Sería bueno que todas las personas que les haya ocurrido un caso similar lo denuncien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s